Ayudando a los perros que nos ayudan a cambiar comportamientos caninos

No comments

Cuando comienzas el primer curso de adiestramiento profesional y te comentan que hay perros estables que ayudan a otros perros a comportarse en sociedad, te quedas maravillado/a. Creo que todos hemos tenido la necesidad de tener un perro así junto a nosotros, que de alguna manera nos allanase el camino y nos diera incluso un empujoncito a nuestra recién estrenada carrera con las modificaciones de conducta caninas.

Y es verdad, tener un perro que nos ayude con otros canes es un auténtico lujo, pero no debemos olvidar que si le pedimos al perro que trabaje con nosotros, debemos ser conscientes de que su bienestar está por encima de cualquier cosa.

Hoy me voy a centrar en algunos aspectos que me parecen fundamentales a tener en cuenta cuando encontramos uno de estos perros maravillosos que nos aportan tanto, y nos enseñan cada día.

Trabajo sin riesgos

No hay duda de que esto es lo más importante para nuestros compañeros, nos ayuden con el servicio que nos ayuden.

Un perro de trabajo conductual con sus congéneres no es un saco de boxeo donde el otro perro puede descargar su ira. “No hace nada, no te preocupes” o “el mío no le va a morder“, son frases peligrosas si únicamente nos quedamos ahí.

En ningún caso nuestro perro debería tener que sufrir una agresión, un acercamiento brusco o una situación de inseguridad. El perro trabaja posiblemente por cierta vocación (ójala, con una buena selección previa), y por su vínculo con nosotros. Malos profesionales seríamos si no cuidáramos como oro en paño esa relación tan especial que tenemos con ellos.

Controlando tiempos e intensidades

Realizar los ejercicios que le propongamos o las sesiones que hayamos determinado, debe estar siempre en una lógica para el ritmo vital del perro. Los perros necesitan largos descansos durante el día, libres de tensión y bullicio.

Si nuestro/a compañero/a nos presta su ayuda en una sesión con una alta intensidad, es decir, con un perro en unos niveles de excitación muy altos, o alta agresividad, por ejemplo, tendremos que darle un trato diferente que si fuera una sesión en la que el perro a tratar recula continuamente o se muestra tímido.

Recuperando el desgaste emocional

Por muy estable y acostumbrado que tengamos al animal con el que realizamos las terapias con otros perros, a nadie le agrada que le amenacen, le reten o le intenten intimidar de cualquier forma. A nuestros perros tampoco. Por eso debemos ser conscientes de que hay un desgaste emocional que es necesario reparar.

Controlando la intensidad y tiempo al que le exponemos en sesión, podremos también manejar en cierta medida su desgaste.

Por otro lado, los animales van cambiando durante toda su vida de ritmo, actividad, forma de ser y relaciones con el entorno. En muchas ocasiones los cambios no son muy llamativos, pero en otras sí, así que tendremos que estar siempre pendientes de si a nuestros compis les sigue apeteciendo hacer este tipo de cosas para ayudarnos. Es bastante injusto que pensemos que un perro que se ha mostrado receptivo a este tipo de situaciones, tenga que serlo el resto de su vida.

Perra de ayuda comportamiento canino

Solcialización de “mantenimiento”

No podemos olvidar que estos compis peludos necesitan el contacto con otros perros estables y respetuosos, con los que poder desenvolverse con normalidad y con los que no tener la “responsabilidad” de sus acciones.


Si un perro sólo se junta con otros perros que intentan morderles, o que les increpan o molestan de la manera que sea, agriarán su carácter hasta el punto de no querer volver a tener una relación (o no saber que se puede) de igual a igual.

Y es que a veces nos dejamos llevar por el día a día y no nos damos cuenta de la mella que podemos estar ocasionando en nuestro peludo.

Trabajar con animales es siempre una cuestión que se tiene que valorar con cautela, y hacerlo únicamente cuando estimemos que es necesario, y no exponerles a situaciones incómodas que podrían haberse manejado con otros recursos.

Y tú, ¿tienes algún animal con el que compartas tu trabajo?



Miriam SainzAyudando a los perros que nos ayudan a cambiar comportamientos caninos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *