Conociendo a los leones marinos y mejorando el entrenamiento animal

No comments

Maravillosos animales estos leones marinos… ¡Qué experiencia tan tremenda estar frente a uno de ellos!

Este fin de semana pasado he tenido la oportunidad de acercarme a Río Safari (Elche) para poder aprender sobre esta especie. Emoción, muchas ganas de aprender, de probar, de observar y de entender las similitudes y las diferencias, que sin duda tienen con otros animales, principalmente con perros, que son con los que más cómoda me encuentro.

Pasados los primeros momentos de frío intenso, incluso con el neopreno puesto, el baile acuático de estos animales me hace olvidar que tengo el cuerpo sumergido en gélidas aguas, y la emoción se incrementa al sentir el tacto de su cuerpo entre mis manos. Trucos, ejercicios y alguna interacción… ¡ya estamos metidos en el aprendizaje sobre leones marinos!

Seminario de leones marinos en Río Safari

Hemos podido ver de primera mano los ejercicios que entretienen a grandes y mayores en los espectáculos diarios, que sirven sin embargo para fines mucho más ambiciosos, y así hemos ido comprendiendo cómo ayudan a los veterinarios a realizar su trabajo sin peligro, otorgando a los animales los cuidados necesarios que han de tener en su día a día.

Ha sido imposible no percatarse del cariño y la alegría con la que David y Álex, entrenadores del parque, realizan su trabajo, y una vez más, fascinante poder escuchar de primera mano los conocimientos de Carlos Bueren sobre entrenamiento animal.

La primera sensación al asistir a una sesión de entrenamiento fue que realmente las diferencias con los animales que voy conociendo, los domésticos, eran realmente grandes. Pero he de decir que fue sólamente la primera sensación… Pronto comencé a encontrar similitudes que me llevaban a extrapolar cantidad de formas de comportarse entre sí. Sin embargo hay una diferencia clara: no son animales domésticos, a pesar de vivir en unas instalaciones diferentes a su hábitat natural, con horarios y «reglas» que nada tienen que ver con lo que debería ser su entorno.


Entrenamiento de leones marinos

Me sorprendió su sensibilidad. Viendo a un animal de 200 kilos, nunca habría apostado por que tras esa capa de grasa y esa fuerte musculatura, encontraría animales susceptibles a los pequeños cambios o movimientos. Y sin embargo ahí estábamos, intentando desensibilizarles a algunas diferencias diarias que hacían que su rutina se viera truncada.

Animales salvajes, no domésticos

A nadie se le escapa que estos animalitos deberían vivir en libertad, alejados de las curiosas miradas de visitantes que van a verles por puro divertimento, a enseñar a sus hijos cómo un animal puede ser humanizado con trucos hechos a nuestro antojo y con fines alejados de su bienestar…

Pero los zoos existen y los animales en cautividad también. Y el entrenamiento no deja de ser una forma de contribuir al bienestar animal del bicho con el que estamos trabajando.

Es precisamente porque estos lugares existen, por lo que tenemos también la obligación de hacer que su estancia sea placentera, y no se me ocurre mejor manera de hacerlo que mantenerles ocupados con nuevos trucos, nuevas cosas en las que pensar y una atención veterinaria libre de miedos.

No puedo negar que ha sido complicado recorrer el parque, a nivel emocional. Y sin embargo, ha sido precisamente viendo a mis compañeros prestar toda su atención a los leones marinos lo que ha hecho que el fin de semana mereciera la pena. Sólo sabiendo que están en manos de buenos entrenadores pude regresar a Madrid respirando satisfecha.

Entrenamiento de leones marinos

Lo que me queda

Me llevo en la maleta la precisión de las señales, las sutileza en los cambios y las oportunidades que con frecuencia no damos a otras especies a que hagan las cosas que les pedimos. Y la paciencia, ¡también la paciencia! Porque las cosas con nervios está claro que no salen, ni en tiempo ni en forma.

Y por supuesto me llevo un estupendo fin de semana por el que llevaba esperando semanas, con estupendos compañeros y fantásticos maestros, también los humanos 😉



Miriam SainzConociendo a los leones marinos y mejorando el entrenamiento animal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.