Recogido de la calle con tan solo un día de vida en 2016, el más dormilón y juguetón de la familia felina, no espera por la comida, la exige. Román es también un gran amasador de barrigas.



Miriam SainzRomán