El arte de no enfadarse

2 comments

Es cierto: no enfadarse es una filosofía de vida, más allá de una técnica de adiestramiento… Pero cuanto más abrazo esta apasionante profesión más me doy cuenta del arte que supone no enfadarse. Es una gran virtud que se puede cultivar, con paciencia, claro, pero sobretodo con conocimiento.

Es relativamente común comenzar los adiestramientos desde un punto de vista inflexiblemente humano, con nuestros valores de humanos, nuestra perspectiva de humanos, nuestra lógica de humanos y nuestros recursos de humanos. Y sin embargo el adiestramiento que hacemos no es para un humano, sino para un perro. Hacer ese cambio de perspectiva ya nos lleva mucho tiempo y en ocasiones nos quita el sueño, ¡pero cuánta falta hace! Con frecuencia también veo a personas que quieren dar tanto el salto hacia el lado canino que lo que hacen es comportarse como ellos creen que se comportaría un perro… y aquí viene un pequeño secreto: ¡el perro sabe que no somos perros! Así que ladrarle, gruñirle o revolcarse con él puede ser divertido, pero no hace que el perrete nos vea, nos huela o nos sienta como un perro sin pelo de dos patas que usa gafas de sol.

Comenzando por comprender cómo aprenden los perros, teniendo una ligera intuición de por qué hacen las cosas o, con mayor frecuencia, por qué no hacen las cosas, nos resultará mucho más sencillo entrenar su comportamiento.


En el momento en que entendemos cuáles son los patrones de conducta de nuestro perro y profundizamos en sus emociones, el entrenamiento es mucho más sencillo y gratificante. Y todo pasa por aplicar el estímulo conveniente en el momento apropiado.

¿Cuántas veces te has enfadado con tu perro porque ha cruzado una calle sin que le dieras la señal de cruzar? Olvídate de llamarle a gritos y hacerle saber con un tortazo que lo que ha hecho está mal (¿hacerle saber? bueno, no toca en este artículo explicar por qué no es eso cierto…). De hecho si tuvieras que reaccionar así con alguien sería contigo mismo por no haber trabajado suficientemente que tu perrillo no cruce, así que cuando te muerdas la lengua diciéndote lo que piensas de ti y la torta sea en tu cara, empezarás a comprender que la situación no ha mejorado. Eso sí, la próxima vez es posible que pongas más atención en llevar a tu perro atado cerca de la carretera o, mucho mejor aún, que te decidas a entrenarle para que la calle la cruce sólo cuando digas “cruza”.

Pero al margen de lo que hagas después ya tienes un tortazo en la cara y la desagradable sensación de haber hecho algo mal cuando estás compartiendo tiempo con tu compi canino. ¿Y merece la pena?

El arte de no enfadarse

Es por eso que también, y extrapolándolo al entrenamiento que hagas con tu perrete, es mucho más agradable reírte, disfrutar, avanzar y pasarlo bien juntos mientras aprendéis a compenetraros que gritar, enfadarte, hacer que el perro se bloquee o convertir los momentos de adiestramiento en un auténtico suplicio a la par que rompéis vuestro vínculo.

Mi consejo es que aprendas a relativizar. Nada es tan grave, y si lo es, es responsabilidad tuya que no ocurra, no de tu perro. Personalmente, haberme sumergido en el adiestramiento ético y positivo, además de mi formación en el conocimiento del comportamiento canino, me ha llevado a tener una relación con mis perras basada en el respeto y la comunicación a un nivel que me costaba comprender antaño, y a nivel profesional me abre las puertas para comprender y percibir al ser que tengo delante. Y según han ido pasando sesiones de entrenamiento me he dado cuenta del cachito de felicidad que me perdía cuando éstos tenían que ser medidos por luchas de poder, sometimiento y obligaciones.

Así que te pido que lo pruebes: la próxima vez que las cosas no salgan como quieres cuenta hasta 10, respira hondo y busca la parte cómica de la situación… Y si no la encuentras, recuerda siempre que quien tiene la obligación de enseñarle a tu perro las normas que tenemos en nuestra sociedad humana, eres tú.



Miriam SainzEl arte de no enfadarse

Artículos relacionados

2 comments

Join the conversation
  • Marta - 4 de Septiembre de 2015 reply

    Hola Miriam,
    Me ha parecido muy interesante tu artículo de no enfadarse. Realmente a mi a veces me cuesta mucho no perder los nervios…
    Tengo una bichon maltés de 9 meses. La estamos intentando adiestrar con adiestramiento positivo, y hemos conseguido muchas cosas.Hasta ahora es bastante tranquila, socializa muy bien con la gente y con el resto de perros, es una perra muy simpática. En casa, tiene un buen comportamiento, cierto q hace alguna travesura, como quitarte los zapatos, pero hemos conseguido q sea momentos puntuales y creo q ella lo asocia a un momento de juego.
    Lo que creo q peor llevamos son los paseos, cada vez son más ordenados, intenté enseñarle ir por el lado izquierdo pq se cruzaba mucho y era un estrés pasearla, y lo tenemos casi conseguido.
    El problema viene q hace bastante poco caso cuando le mandas “volver” donde estoy, solo lo hace cuando sabe q llevo premios, sino me ignora. Es más a veces se queda quieta en el suelo, y decide no andar más (sólo hace 5min q estamos en la calle). Es en ese instante q me veo obligada a estirarla para retome el paseo durante unos cuantos metros largos.
    Estoy segura q eso es fatal, pero no sé cómo solucionarlo ya q parece q sólo funciona con premios e incluso a veces ni con eso.
    Cómo debería actuar?
    Gracias por tu atención.

    Miriam Sainz Sánchez - 7 de Septiembre de 2015 reply

    ¡Hola Marta! Muchas gracias por tu comentario.
    Para poder tener una señal tan fuerte en la llamada como para no tener que usar premios (entiendo que son chuches o comida del tipo que sea) tienes que ofrecer a tu perrilla algo más que el hecho de irte a casa, por ejemplo. Volver debería ser divertido, más divertido que lo que está haciendo antes de tener que volver… Puedes además pedirla volver de vez en cuando sin necesidad de tener que marcharos, premiándola con un ratito de juego y premiándola de nuevo con volver a correr o jugar por ahí. No hagas que la señal de volver se convierta en el fin de fiesta.
    Cuando se queda quieta en el suelo, deberías observar qué está pasando: ¿lo hace cuando sales? ¿cuando vuelves? ¿de repente? Vigila si tiene miedos, si el paseo ha sido más corto o más largo, si ha interactuado más o menos con perros, si está más o menos cansada… y la observación de la perra te dará una idea del por qué lo hace, para poder empezar a anticiparte y trabajar con eso. Si tienes dudas coméntame qué has podido ver para pensar en cómo poder trabajarlo.
    Y recuerda que el adiestramiento “en positivo” no es sólo reforzar con comida. Hay multitud de reforzares por ahí para nuestro perro con los que podemos jugar 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *