Artículos etiquetados: aprendizaje

¡No quiero que lo haga sólo por comida, sino porque yo se lo pido!

1 comment

Que los perros respondan a nuestras señales (señales, ni órdenes ni comandos…) más allá de hacerlo por el poder de su estómago es algo que a las personas que comienzan a entrenar con su perro les quita el sueño. Continuamente vemos que con un par de repeticiones correctas, comienzan a venir los nervios y dejan de premiar al perrete cuando está haciendo exactamente lo que ellos le piden. ¿Falta de paciencia o agobio porque «sin comida no hace caso»?

Miriam Sainz¡No quiero que lo haga sólo por comida, sino porque yo se lo pido!
Leer más...

Las necesidades básicas de un perro

No comments

Con frecuencia hablamos de cubrir las necesidades básicas de un perro pero, ¿sabemos realmente qué significa eso? Que el perro tenga comida y agua, además de la posibilidad de hacer sus necesidades en períodos de tiempo aceptables, son sólo algunas de estas necesidades que todo peludo debería tener cubiertas. Y por cubiertas no nos referimos a lo mínimo imprescindible para la vida, sino a prestar atención, realmente, a lo que nuestro perro necesita para conseguir la estabilidad que todos deseamos que tenga.

Lo cierto es que muchos problemas de comportamiento pueden tener que ver precisamente con esto, y es fundamental que con cada caso que un entrenador canino vaya a trabajar, lo haga comenzando precisamente por dar importancia a cubrir las necesidades básica del perro que va a tratar.

Pero, ¿cuáles son entonces esas necesidades? Las vemos a continuación:

Comida y agua

Algo básico y también obvio. Un animal que no come o no bebe, antes de morir, generará conductas que le lleven a poder abastecerse, y eso incluye todo un abanico de comportamientos no deseados por nuestra parte. Aunque parece lógico que no vayamos a dejar morir de hambre a nuestros peludos, sí tenemos que tener muy en cuenta que la alimentación es muy importante, y por eso debemos darles comida natural equilibrada (alimentación BARF, por ejemplo) o elegir una marca de pienso que procure la mejor alimentación a nuestros perretes (Nutro, Gosbi…) alejándonos de las marcas de supermercado y, en general, de todas aquéllas que consideremos que no le sientan bien, que le dejan con hambre, o que no cubren las necesidades mínimas del can. ¿Y cómo podemos saber eso? Es fácil: lo primero que debes hacer es mirar la composición y asegurarte de que las proteínas tienen un % muy alto, pero además y donde mejor se observa, es en las heces del perro. Duras y pequeñas mucho mejor que grandes y blandas…
Y el agua, que puede sonar hasta a broma, resulta ser un elemento fundamental con el que mucha gente juega sin tener mucho conocimiento de qué puede generar en el perro estar privado de ella. Como mínimo, ansiedad. Marcharnos de casa durante 8 ó 10 horas a trabajar y privar al animal de agua sólo por el hecho de que nos moleste que al volver haya podido hacerse pis en casa, es una barbaridad. Los perros que además comen pienso tienen una necesidad de ingerir agua mucho mayor que los que toman alimentos naturales. No hay nada que justifique que el animal no tenga agua a su disposición, todo el día. Además deberá estar fresca y limpia, y si la casa es grande, en distintos puntos donde el perrete pueda acceder con facilidad.

Comida adecuada para perros

Compañía

Nuestros perros son animales sociales y eso lleva implícito que les encanta estar acompañados (hablo de la generalidad). Y la compañía no es que estemos todo el rato jugando, entrenando, tocando o molestando al peludo. La compañía no es más que la sensación de estar con alguien simultáneamente, sin necesidad de tener interacción alguna. Los perros se pueden acostumbrar a que dentro de sus rutinas, los tiempos sin compañía sean más o menos largos, pero si no se les acostumbra bien y llegan a tener la sensación de soledad, tendrá problemas. Esta es una de las cosas que la gente no tiene en cuenta cuando decide tener un perro. Son más las ganas normalmente de «yo quiero» a la imposición de la razón cuando se trata de determinar el tiempo real para poder dedicarle. La compañía, no obstante, no tiene que ser únicamente de personas, pues otros animales de la misma o de diferente especie, pueden también acompañar.

Descanso

¡Todos los perros descansan! Sí, claro… ¿pero descansan correctamente? Un perro que vive con los ojos como platos el 70% del tiempo, esperando que alguna alma caritativa le tire una pelota para jugar, está utilizando mucho de su tiempo de descanso en algo que no le hace ningún bien. Toda actividad cerebral debe descansar para poder tener un sueño reparador que permita estar al 100% más adelante y seguir funcionando con normalidad.
Dejar que el perro descanse donde más a gusto esté, siempre que sea posible, es una fantástica idea. Así ellos elegirán si prefieren una zona más calentita o por el contrario prefieren el fresco, si necesitan estar más protegidos o en medio de una habitación, si prefieren dormir en una zona elevada o a ras de suelo…

Descanso

Ejercicio

Ejercicio físico

Ni más, ni menos que el que necesite. A veces hemos visto por televisión o nos han contado en un parque las grandísimas ventajas que hay en que un perro haga mucho ejercicio… y es indudable que un perro para que sea estable debe realizar ejercicio para mantener el cuerpo sano. Pero eso no pasa por dejar que el perro haga 40 km de carrera todos los días… Vamos a ser sensatos.

Por ejemplo, un perro de tamaño pequeño no necesita las mismas distancias que uno grande. No podemos comparar a un yorkshire con un mastín, nada que ver lo que demanda cada uno de ellos, y sin embargo ambos necesitan ejercicio físico. Pero cuidado, porque aquí viene una trampa en la que caemos con facilidad: no es justo ni lógico decidir compartir nuestra vida con un perro pequeño porque «no necesita salir tanto». Lo primero es que con frecuencia se olvida el «tanto» y nos quedamos con que «no necesita salir», y lo segundo es que eso es rotundamente falso. La energía y necesidad de ejercicio en un perro pequeño es con frecuencia bastante alta, aunque para saciar sus necesidades podamos sacarlo a un parque y no necesitemos ir a la montaña… pero realmente necesita ejercitarse. Pero no sólo debemos basarnos en el tipo de raza que tenemos para determinar el ejercicio que debemos procurarle. Es más, si cogemos 4 pastores alemanes al azar, puedo garantizar que sus necesidades también variarán en función del individuo, así que, ¡conoce a tu perro! Sólo así sabrás qué es realmente lo que necesita.

Las altas temperaturas no son propicias para el ejercicio, pero tampoco lo son una edad avanzada o si el perro es demasiado joven, cuando aún no se han formado sus músculos y articulaciones. Es precisamente por esto por lo que trabajamos, en las clases semanales  que impartimos, un programa de ejercicios adaptados a perros de diferentes edades para mejorar su estado de forma y su calidad de vida.

Además del ejercicio físico en sí, salir de paseo y encontrarse y/o jugar con otros perros, curiosear, olfatear, investigar… son necesidades básicas para el bienestar de nuestro peludo.

Ejercicio mental

Hay otro tipo de ejercicio que se pasa por alto continuamente: el ejercicio mental. Es tan importante uno como el ejercicio físico. Queremos perros que piensen y que tomen decisiones (las correctas para nosotros, claro…) pero no nos planteamos cómo enseñárselo. Continuamente intercedemos en el comportamiento del perro sin dar opción a que sea el can el que decida, incluso el que piense las opciones que tiene. Y en otras ocasiones le dejamos decidir sin haber trabajado la respuesta que queremos que de, poniendo toda la responsabilidad en el perro.

Sasha con juego de pensar

Cuidados veterinarios

Vacunas, desparasitaciones internas y externas, revisiones veterinarias periódicas… Es importante mantener la salud de nuestro perro en manos de veterinarios experimentados en los que podamos apoyarnos y confiar. El desgaste de las almohadillas y los dientes, la acumulación de sarro, la limpieza de las orejas o la revisión de articulaciones y la parte ósea de nuestro compañero canino deben estar al día. La prevención es el mejor tratamiento también para nuestros perros, por lo que al menos una o dos veces al año, es más que recomendable pasar a hacerle una visita a nuestro veterinario de confianza.
Después de esto, ¿crees que estás cubriendo de manera adecuada las necesidades básicas de tu peludo?

Miriam SainzLas necesidades básicas de un perro
Leer más...

El cachorro

No comments

¿A quién no le enternece un cachorro? Si eres una persona enamorada de estos peludos simpáticos, por lo general llenos de energía y siempre dispuestos a sacarte una sonrisa, con seguridad dejarás caer algún «ayyyy» cada vez que ves un peludo canijo, tambaleante y decidido a la vez.
Y es que los cachorros tienen algo especial, que incluso hace que tener fotos de animales recién nacidos en el trabajo aumente la productividad. ¡Espectacular!
Así que este artículo está pensado para cada vez que tengas la inmensa suerte de tener cerca, incluso entre tus brazos, un cachorrito de perro, y sepas un poquito más de sus necesidades y de las fases y períodos por los que pasarán en sus primeros meses de vida.

Miriam SainzEl cachorro
Leer más...

Cómo crear un buen vínculo con tu perro

34 comments

¡Vincúlate a tu peludo! Una relación basada en un buen vínculo entre tú y tu compañero canino es sin duda lo mejor que puedes hacer por él. La alimentación, los cuidados veterinarios, el ejercicio adecuado, los mimos… son muy importantes en su vida, pero incluso todo esto puede tener connotaciones negativas si no hemos conseguido alcanzar un vínculo inmejorable entre los dos.

Miriam SainzCómo crear un buen vínculo con tu perro
Leer más...

Ansiedad por la comida

68 comments

Perros glotones por todas partes, gorditos, obesos, desesperados por comer, a cualquier hora o lugar… ¡cualquier cosa! Y es que nuestros perros, en su mayoría, son de buen comer y encuentran cualquier oportunidad para lanzarse sin rubor o pensar en su estrategia cuando nadie los mira para poder atiborrarse sin remordimiento… También hay perretes que no tienen gran apetito, no al menos de lo que nosotros queremos que coman… pero eso para las personas que tienen un compi peludo que no puede pensar en otra cosa más que en comer, les parece ciencia ficción.

Voy a comentar algunas de las cosa que frecuentemente aconsejo a las personas que tienen estos problemas con sus perros, pues son muy sencillas y muy fáciles de llevar a cabo, y sin embargo los resultados son rápidos y duraderos.

Miriam SainzAnsiedad por la comida
Leer más...

La conducta de monta en los perros

487 comments

Incómoda, ¡muy incómoda! Y ese es el principal problema que les genera a las personas que su perro realice esta conducta. Pero ¿por qué? Bueno, vamos a ir viendo poco a poco los «por qués» y qué puede significar que tu perrito o perrita (sí, también perrita) monte piernas, perros, mantas o lo que se le ponga por medio.

Miriam SainzLa conducta de monta en los perros
Leer más...

Menos «dominancia» y más confianza

No comments

Es realmente increíble cómo las cosas se pueden tergiversar y, a pesar de ser una y otra vez explicadas, se continúe haciendo referencia a ellas de manera errónea. Este es el caso de la «teoría de la dominancia» y de los machos o hembras «alfa«. Tanto es así que hoy por hoy se continúan formando adiestradores y dando clases a particulares bajo esta teoría errónea de que hay que convertirse en el «líder de la manada», dominar al perro y de que además todas las interacciones que el perro tiene con otros canes está basada en este principio.

Sin embargo, no hay más que ver por tiempo un poco prolongado los comportamientos de varios perros conviviendo juntos para empezar a preguntarse: ¿pero cuál de los dos es el dominante? ¿por qué a veces A gruñe a B y GANA y otras veces B gruñe a A y también GANA? ¿por qué no noto diferencia en la actitud del perro si come antes o después que yo? Algo está claro que no hemos llegado a entender de lo que nos han contado de la dominancia y la jerarquía de los perros domésticos.

¿Cómo comenzó el mito?

Hablamos de 1970, cuando David L. Mech publicó un libro llamado «El Lobo. Ecología y comportamiento de una especie en extinción« sobre la sociedad y la jerarquía en la que se establecían los lobos, denominando al «macho dominante» como alfa, así como a la hembra emparentada con éste, dominante también. Mech hacía referencia a los lobos (que no a los perros) y además, como más tarde él mismo y otros muchos aclararon, el estudio se hizo con lobos en cautividad, no en su hábitat natural, desvirtuando así los datos obtenidos del estudio.

A partir de ahí, el modelo se trasladó sin motivo para justificar el comportamiento de los perros (canis lupus) y de ahí hasta hoy, lo que ya conocemos y que está aún en boca de muchos: perro dominante – perro sumiso.

Si no hay dominancia, ¿cómo establecen sus relaciones los perros domésticos?

En 2003, Alexandra Semyonova publicó lo que en 2006 pasaría a tener el nombre de «The Social Organization of the Domestic Dog: A Longitudinal Study of Domestic Canine Behavior and the Ontogeny of Domestic Canine Social Systems«. Sin ánimo de repetir palabra por palabra lo que este estudio muestra, pues sería extremadamnete largo para plasmar en un artículo de un blog, sí me gustaría traer algunas ideas de él.

  1. Los perros no son lobos.
  2. No es necesario tener una relación de «líder – subordinado» con nuestros perros.
  3. Los perros se apoyan en la confianza y no en la dominación.
  4. La primera regla de la mayoría de los perros es la «no agresión real».

Según este estudio, los perros establecen sus relaciones de forma binaria, mediante:

  • La comunicación aprendida para la estabilidad de sus colinas.
  • El aprendizaje. El historial de aprendizaje de cada animal determina cómo puede actuar con el sistema y qué aptitudes tendrá, lo cual es crucial para su supervivencia.

¿Colinas? Sí, así describe Semyonova la posición en la que el perro se encuentra, en lo alto de una colina compuesta por las cosas que necesita. Cada uno la suya.

Los perros son capaces de permitir en un momento dado que otro can «ocupe» parte de su colina sin ningún tipo de agresión, nada de dominación ni sumisión. Simplemente el hecho de tener sus necesidades cubiertas hace que no le resulte un problema que otro individuo, que sí lo necesita, pueda hacer uso de su colina.

Dicho así parece un cuento para niños, pero lo cierto es que la teoría del más dominante no deja de ser más que un cuento para adultos

Colinas de los perros

Los perros conviven en armonía

Volviendo al punto 4 anteriormente citado, los perros basan sus relaciones en la armonía, no en la agresión. Muchos perros se tornan agresivos por la propia influencia del ser humano, que sin tener idea de las necesidades y los comportamientos de los perros, actúan incitando al animal a reaccionar de manera agresiva o violenta, sin quererlo en la gran mayoría de los casos.
Pero no solo por eso un perro puede resultar agresivo:

  • Miedos o inseguridades: Cuando un perro tiene miedo o inseguridad tiene dos opciones: atacar o huir. Si el perro se ve acorralado, atacará para eliminar el estímulo que le resulta peligroso.
  • Pérdida de algo que necesitan: Si como hablábamos anteriormente, un perro ve peligrar algo de su colina que necesita y de lo que no puede prescindir, atacará para protegerlo.
  • Dolor: Si su integridad física corre peligro o si hay un estímulo que puede crear o aumentar ese dolor, el perro puede mostrarse agresivo para evitarlo.

Al margen de esto, los perros establecen sus propios grupos (la familia, el grupo del parque, el de los fines de semana, los de la casa de la playa…) y en cada uno de ellos desempeñan un rol determinado, respetado por el resto, sin jerarquías ni dominaciones. Simplemente son una parte más, necesaria para la composición del grupo.

Menos dominancia y más confianza

Hecha la aclaración, tiene mucho más sentido establecier con el perro una relación de confianza y no de jerarquía a la espera de que comience la lucha para determinar si tú o el peludo sois los líderes de la manada. Tanto nos han metido en la cabeza sobre la dominancia (ojo, porque no se conocía otra cosa y la ciencia no había llegado a más), que pensar que podemos tener una relación en paz con nuestro perrete y enseñarle cosas, muchas cosas ya sean de entrenamiento como de mera convivencia, de una manera tranquila, positiva y apoyada en la confianza plena, parece ciencia ficción. Pero sabes qué… ¡es posible! Porque si no lo fuera, seríamos muchos (cada vez más) los adiestradores que tiraríamos la toalla, negándonos a infringir daño o miedo al animal con el objetivo de conseguir que haga lo que le exigimos. Nada de exigir, nada de daño, nada de miedos y por supuesto nada de tener un perro sumiso esperando la agresión de su líder.

Confianza vs. dominancia

Miriam SainzMenos «dominancia» y más confianza
Leer más...

Tu primer perro, ese gran incomprendido

12 comments

Hace tiempo que quería escribir este artículo, y cuanto más tiempo ha ido pasando, muchas más ganas me han ido entrando.
Ójala me equivoque al afirmar que a todos nos ha pasado, y me dejes tú que lo estás leyendo, un comentario contradiciendo todo esto que escribo a continuación, por no haberte pasado en mayor o menor medida con tu primer can.

Miriam SainzTu primer perro, ese gran incomprendido
Leer más...

La importancia de las experiencias del cachorro

10 comments

Continuamente escuchamos que es muy importante la primera etapa de la vida del cachorro para tener un perro adulto equilibrado. Hay unas fechas muy bien definidas sobre los cambios que va teniendo nuestro cachorro, día a día y semana a semana, donde se van despertando sus instintos y capacidades, donde van observando y entrando en contacto por primera vez con el mundo. Es una etapa maravillosa y casi mágica, muy importante para nuestro perro y que tendrá un papel decisivo en su comportamiento en el futuro.

Miriam SainzLa importancia de las experiencias del cachorro
Leer más...

Chicken Camp, el curso más eficaz a nivel mundial en formación como entrenadores

No comments

¿Alguna vez se te ocurrió que te verías adiestrando gallinas? Pues no es tan raro ver a adiestradores de todo el mundo hacer cursos de «Chicken Camp» para afinar sus técnicas de refuerzo positivo.

¿Y por qué una gallina? ¿Qué tiene de especial? Lo cierto es que si puedes entrenar a una gallina, podrás entrenar prácticamente a cualquier animal. Las gallinas son animales con comportamientos limitados pero lo que aprenden lo aprenden muy bien. Gracias a ese comportamiento limitado, carente de juegos o afectos complejos, se pueden trabajar los aspectos de mayor relevancia en un entrenamiento.

Miriam SainzChicken Camp, el curso más eficaz a nivel mundial en formación como entrenadores
Leer más...