Jugando con los peludos: trenecito canino

No comments

Hoy os propongo un juego para vuestros perros. Muy divertido, sencillo de hacer y perfecto para trabajar a nivel cognitivo.

Tienes que tener cuidado para ver en qué nivel está tu perrete, pues si le propones algo que es demasiado difícil, lo mejor que puede pasar es que se de por vencido antes de tiempo, y lo peor, que le generes miedos e inseguridades. ¿Vamos a ello?


¿En qué consiste?

Vamos a proponerle a tu perro que busque la solución que quiera para conseguir la comida, escondida en bricks vacíos o cajitas de galletas, que están suspendidos en el aire.

¿Qué necesitas?

  • Una cuerda más o menos larga, según el tamaño de tu salón, terraza o lugar donde vayas a proponerles el juego.
  • 5, 10, 20, 30… bricks de leche, caldo o zumo o cajas de galletas, cartones de huevos, etc., que antes de ser enviados a reciclar, podremos usar para un reciclado previo.
  • Trocitos de la comida que más le guste a tu perrete.
  • Unas tijeras o un cuchillo afilado para hacer los agujeros.

Creando el juguete

  • Vacía los bricks y enjuágalos para que pierdan la sustancia que contenían completamente.
  • Déjalos escurriendo.
  • Cuando estén secos, haz varios agujeros (cuando más agujeros, más sencillo para el perro). No olvides hacer algún agujero en la parte de arriba para poder pasar la cuerda ente dos de ellos.
  • Pasa la cuerda entre medias de todos los bricks o cajas, haciendo un trenecito.
  • Mete uno o varios trocitos de comida en cada uno (cuanta más comida, más motivación para el perrete). En algunos, ¡puedes meter más de lo normal para que se lleve una grata sorpresa!
  • Ata la cuerda por sus dos extremos a una barandilla, dos sillas, dos postes…
  • ¡Y da acceso a tus perros para que encuentren la comida escondida!

A tener en cuenta…

  • … si tienes un perro que muestra miedo al juguete o habitualmente, comienza con un brick en el suelo sin movimiento, y ve aumentando en diferentes días, según veas que se va sintiendo cómodo con el ejercicio.
  • no dirijas a tu perrete con la resolución del juego: si te has pasado y ves que no lo resuelve, quítalo y házselo más sencillo (¿quizá sin movimiento?).
  • … cada perrete debe resolverlo como mejor crea… ¡no hay una forma adecuada!

¿Sabías que…

es una maravillosa forma de trabajar su flexibilidad cognitiva, teniendo que resolver de manera diferente a la habitual, y conseguir la comida por sus propios medios?



Miriam SainzJugando con los peludos: trenecito canino

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.