Niños, los pequeños entrenadores caninos

No comments

Los que tienen perros y niños conviviendo en la misma casa tendrán una buena idea de las bondades que genera a un niño (y a un adulto) vivir con mascotas. Pero además, si incluimos a los niños en el adiestramiento de nuestros perros, podremos formar una sociedad mucho más respetuosa y sensible con los animales y con sus necesidades, y eso es algo muy grande.


A lo largo del tiempo voy viendo cantidad de niños que juegan con sus perros o con otros de amigos y conocidos, y escucho también multitud de frases que dicen sus padres (o adultos responsables del menor) sobre los perros: «No te acerques que te va a morder«, es además de sorprendente, una de las más repetidas.

Afortunadamente ahora me encuentro también con personas que invitan a sus hijos pequeños a preguntar antes de acercarse a un perro, y con niños que escuchan los consejos de cómo acercarse adecuadamente a un perro que no conocen. Y esto es realmente importante. Ni todos los perros ni todos los niños tienen el mismo comportamiento, y es agradable comprobar que se respeta su espacio.

Pero volviendo al tema fundamental de este artículo, considero que es muy conveniente que los padres enseñen a sus hijos a interactuar con el perro, aunque eso suponga un esfuerzo extra y más dedicación a los pequeños y a los peludos de la familia. Así, no debemos enseñar al niño a «competir» con el perro, primero porque la relación debe estar basada en el entendimiento y no en la «lucha» y segundo porque el perro va a ganar al niño en todos los campos, y no creo que ese sea el fin que persiguen los padres…

Ayudando a educar perros y niños

Los niños tienden a ser egocéntricos y exigentes con las peticiones hasta que van alcanzando cierto grado de conciencia social y van respondiendo de manera diferente al «yo». Un perro les ayudará sin duda a entender que deben hacerse respetar, pero también a que deben respetar y entender cuándo el animal no tiene interés por sus asuntos. Y normalmente, esto pasa cuando el animal de 4 patas nota esas exigencias infundadas o los actos de juego de poder del niño.

Enseñando al niño a educar al perro de manera positiva se crea un vínculo entrañable y le permite también extrapolarlo al resto de situaciones de su vida. Es mucho más fácil que el perrete se siente cuando sabe que su actitud está premiada a que lo haga bajo coacción y miedo, y esa enseñanza creará un antes y un después en el cerebro del niño. El perro no está por encima ni por debajo; el perro es un compañero de juegos, de aprendizaje de ida y vuelta, una unión y un apoyo como ningún otro, y dará una autoestima los pequeños que es difícil encontrar de otra manera. Convertimos a un animal, independiente de los halagos o las correcciones de sus padres, en un compañero al que permitimos educar también a nuestro hijo.

Siempre bajo supervisión, debemos enseñar al niño que el perro no está ahí como un muñeco, para jugar cuando él quiera o subirse y tirarle del rabo por placer, o dar un tirón de correa porque tira y hace más fuerza que él. Debemos mostrar al niño el lenguaje del perro, permitirle que le enseñe y practique su paciencia con él. Cuando el niño comprenda el juego y sepa que todos se divierten con un adiestramiento positivo, comprenderá que la fuerza no tiene lugar, sino la cooperación.

Niño jugando con perros

 



Miriam SainzNiños, los pequeños entrenadores caninos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.