No existe la ley en 100×100 Mascota

30 comments

Somos muchos los tremendamente indignados por la penosa gestión que se llevó a cabo el pasado fin de semana en la conocida feria de Madrid 100×100 Mascota.

No quiero pararme demasiado a hablar de los pobres animales jadeantes y ansiosos, algunos con mucho miedo, que hacían se mostraban allí para pedir una adopción… ¿acaso vale todo porque el fin es noble? ¡Los perros no acostumbrados a multitudes jamás deberían venir a ferias como esta! (perros, gatos, equinos y cualquier ser vivo que no pueda afrontarlo cómodamente…)

Pero sí me meteré con la barbarie ilegal de perros llevados ya no sólo de malas maneras, sino además con collares de ahorque y cordinos. Marcas reconocidas asociadas a escuelas también reconocidas con los mismos maravillosos collares de ahorque. ¡Qué valor! Cordinos o collares a la altura de la mandíbula para una buena inmovilización forzada del animal…

Y todo con normalidad… sin pensar en los perros ni en su bienestar, sin pensar en el mensaje que transmitimos a los muchos niños y niñas que van a la feria, sin pensar en que las cosas por la fuerza o con obligación no deberían ni siquiera ser tenidas en cuenta por la sociedad, ni mucho menos por los jueces. Pero si todo esto no fuera necesario, también ocurre sin que nadie se pare a pensar que ESTÁN PROHIBIDAS todas estas formas de maltratar a los animales en la Comunidad de Madrid.

Feria 100x100 Mascota 2018
Feria 100x100 Mascota
Feria 100x100 Mascota 2018
Feria 100x100 Mascota 2018

Los cordinos no dejan de ser cuerdas finas que impiden un movimiento normal para el perro, y además son de ahorque, es decir, que si el animal tira de ellos, o la bestia que los lleva al otro lado de la correa hace lo mismo (para cambiar de dirección, para que permanezcan quietos, para evitar que lleguen a donde quieren…) el cordino se estrecha alrededor del cuello y les estrangula, en mayor o menor medida dependiendo de la intensidad del tirón. Además, siendo tan fino, es muy adecuado para ejercer profundos daños en la tráquea del animal, produciendo en ocasiones que esta se rompa o se dañe permanentemente.

Los collares de eslabones que son igualmente de ahorque tienen la misma función, más anchos por lo general pero igualmente estranguladores al tensar la correa o el propio collar.

Son dos herramientas de castigo a los que además se añade un uso lamentable de personas que, como se ve en las fotos, tienen una desconexión completa con su animal, y por lo tanto hay tirones continuos o bruscos cuando, de repente, se dan cuenta de que el perro intenta no aburrirse haciendo algo que a ellos no les gusta, o intenta huir porque la situación le incomoda o le da miedo.

Me estremece pesar que se deje pasar por alto algo que ya está regulado. Me abruma meterme en la piel de los niños y niñas que son espectadores de una forma siniestra de tratar a los animales. No sólo por la falta de empatía y por el escaso conocimiento de los problemas que eso puede acarrear a nivel emocional y físico en el animal, sino porque aprenden a ver la violencia como algo cotidiano frente a los animales (a los seres vivos, a los seres sintientes, a animales que les gustan y por los que tienen sentimientos).

Pero no… allí no estaba nadie en la puerta para prohibir su entrada o para eliminarlos en concursos y demás actividades. Allí no había ley, ya en vigor desde febrero.

Estoy cansada de ver una y otra vez arrogancias y supremacías en la mente de dementes que atentan contra el bienestar de los animales. Quien me conoce sabe que no me gustan las exhibiciones ni los perros convertidos en objetos, sabe que intento no ir a estas cosas con animales vivos por respeto a mi propia salud mental, y por supuesto para no seguir fomentando escaparates con los que no estoy de acuerdo… y que alzaré la voz en cada injusticia que me encuentre.

Pero creo que esto no debe sólo quedar en un grito de ira… creo que esta vez, con la ley en la mano, las autoridades simplemente han hecho la vista gorda y no hay derecho. Mucho ha costado dar pasos minúsculos en favor del respeto de los animales, y ésta no es más que una muestra más del inmenso camino que aún nos queda por recorrer.

Lamentable.

Sobre la autora


Miriam Sainz

Técnica y Experta en Intervenciones Asistidas con Animales, Educadora Canina especialista en conducta y entrenadora multiespecie. Integradora Social. CEO de Sentido Animal.

Miriam SainzNo existe la ley en 100×100 Mascota

Artículos relacionados

30 comments

Join the conversation
  • Manuel - 15 de mayo de 2018 reply

    Hay que ver cuánta bilis derrocha el personal en cuanto se les deja en evidencia… Que si me llaman maltratador, que si no puedes utilizar mi foto, que si trato genial a mi perro (salvo alguna cosa) y es injusto que se me retrate en este artículo… Señores/as! Que existe un derecho que se llama libertad de expresión y otro libertad de prensa! Esas fotos se han hecho en un lugar público, en un evento público y han sido publicadas por multitud de medios y en Internet existe una cosa que se llama enlazar a otros contenidos que afortunadamente todavía no es ilegal en este país (tiempo al tiempo), como tampoco lo es opinar de lo que te de la gana. Y somos muchos los que opinamos que usar esos métodos coercitivos suponen un maltrato, que si bien puede ser en un grado leve (o no, depende de la intensidad que se aplique a los mismos), no dejan de ser una imposición para el perro y por tanto indeseables. Pero sobre todo, es que la ley está de parte de los que pensamos así, así que a joderse, si no quieres que te saquen en este tipo de artículos, no te exhibas en un sitio público usando artilugios que son ilegales… así de sencillo.. Si es que nos la cogemos con papel de fumar, vaya tela… Y lo más grave es que en este tipo de eventos no sólo se permita su uso sino que encima se premie a parsonas que exhiben a su perro con el rabo metido entre las patas hasta el píloro! Qué lamentable… Enhorabuena por el artículo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.