Artículos etiquetados: adiestrar

¿Has felicitado hoy ya a tu perro?

No comments

Igual está pregunta te resulta algo extraña… ¿qué se supone que ha debido hacer tan bien para que haya merecido tu felicitación? Vamos, no seas un hueso duro de roer… ¿Nada que se te ocurra?

Pendiente de lo que hace bien

Si te paras a pensar, es posible que se haya puesto nervioso cuando, temprano por la mañana, le has puesto el collar y la correa para salir a la calle, tirando como siempre y sin volver cuando se lo has pedido. Ha terminado con la comida del gato o ha vuelto a destrozar un juguete más, el último que dijiste que le comprarías… Hoy te ha robado comida de la mesa o ha saltado como de costumbre a dos patas manchándote los pantalones justo antes de salir… ¡Nada bueno que felicitar!



Miriam Sainz¿Has felicitado hoy ya a tu perro?
Leer más...

Nuestro gran amigo el clicker

No comments

¿Quién no ha oído hablar de las maravillas del clicker? Quien más, quien menos, sabrá que es una sencilla herramienta que sirve para entrenar, y lo más importante, para adiestrar en positivo.

Mucha gente viene a mis clases preguntando por el clicker, pues han oído de sus bondades y tienen la idea que con tan solo tener esa antigua ranita en caja de plástico, su entrenamiento se convertirá mágicamente en positivo. Lástima, el entrenamiento ético es mucho más que saber atinar con el sonido del clicker.



Miriam SainzNuestro gran amigo el clicker
Leer más...

El adiestramiento canino, ¡es sólo un juego!

No comments

Sólo” un juego… ¡con lo importante que es jugar! Más bien, la frase correcta es “el adiestramiento es, ni más ni menos, un juego“. Y cómo cambian las formas y los conceptos cuando realmente nos disponemos a jugar con nuestro peludo en vez de disponernos a adiestrarlo… Normas, normas, normas… obligaciones, frustraciones, falta de tiempo… ¡el adiestramiento termina dando más dolores de cabeza que las matemáticas! (sí, soy de letras…)

Bienestar y diversión

¿Por qué entrenamos?” comenzaba preguntando Demian Philp en el fabuloso curso del ciclo formativo de entrenamiento de animales hace unas semanas… Y aunque varias eran las respuestas, con dos únicas palabras consiguió englobarlo todo: por el bienestar animal. Y bajo esta premisa tremendamente amplia pero igualmente precisa, todo el tipo de entrenamiento que hacemos cobra sentido.
Si el entrenamiento se realiza por el bienestar animal, no tiene ningún fundamento que no nos divirtamos haciéndolo, y mucho menos que nuestros animales no se diviertan con ello.

Cuando jugamos a algo estamos pasando un buen rato, y cuando dejamos de pasarlo bien es el momento de dejar de jugar, ¿verdad? Pero parece que con el entrenamiento tenemos a veces la imperiosa necesidad de continuar, a pesar de que ya no tengamos ganas ni las cosas claras, a pesar de que nuestro perro nos haya dado suficientes muestras de cansancio o poco interés.

No me imagino echando una partida de cartas hablando con desdén a quien tengo delante o jugando a un videojuego de estrategia con alguien con quien no comparto una misma visión del juego. ¡Así no hay quien se divierta! Piénsalo, ¿cómo es el momento en el que dedicas un rato a tu perrete para ponerte con su adiestramiento?

El adiestramiento es un juego

Reglas del juego

Más arriba hablaba de normas y obligaciones. ¿Es que acaso en los juegos no hay instrucciones? Por supuesto, y el juego se hace en base a unas normas que todo el mundo conoce. Sin embargo con frecuencia somos nosotros los que establecemos y cambiamos esas normas durante el entrenamiento, y con bastante frecuencia nuestros perros no saben cuáles son. No saben qué queremos que hagan, bien porque las cambiamos y no somos precisos con lo que vamos a reforzar, bien porque intentamos avanzar demasiado rápido porque determinamos que el perro ya tiene que tener la lección aprendida.

El juego del entrenamiento es un juego de equipo, no un uno contra uno. Es el equipo el que avanza y se divierte junto, sin egos individuales enfrentados cara a cara para ver quién es el más poderoso, el más listo o el que más sabe. Es la coordinación y la comunicación constante la que hacen que el equipo sea fuerte y pueda pasar de nivel en nivel…

Diferentes niveles

¡El entrenamiento da para mucho! Tanto los que quieren echar unos juegos de vez en cuando, haciendo que el perro entienda cuáles son las normas para estar en nuestra sociedad, como para los que se entusiasman en pasar pantallas en el juego de educar y adiestrar al perro, tienen niveles más y más avanzados para no cansarse nunca de investigar y permitir ampliarlo  hasta donde la imaginación les guíe. ¡Eso es lo más divertido!

Los únicos límites los ponen el respeto y la necesidad de tener la plena confianza de los dos participantes del equipo.

No olvides nunca que la coacción y la mala educación harían que dejaras de jugar hasta con tu mejor amigo… ¿por qué no va a ser lo mismo cuando entrenas con el que es tu mejor amigo de cuatro patas?



Miriam SainzEl adiestramiento canino, ¡es sólo un juego!
Leer más...

Ciclo formativo de entrenamiento de animales

2 comments

Mucho me han hablado mis compañeros del curso del Ciclo formativo de entrenamiento de animales, y tras año y pico valorando los pros y los contras, haciendo cursos y seminarios, investigando el mundillo de la oferta formativa canina y contrastando la calidad y los conocimientos de los docentes… ¡está decidido! El próximo 16 de octubre comienzo este curso que durará hasta enero, y en el que tendré la fortuna de practicar métodos y formas de entrenamiento con animales tan diversos como orangutanes, leones marinos, rapaces, psitácidas, jaguares… y por supuesto mi futuro compañero de clase: un minino que me ayudará a sumergirme también en el entrenamiento de gatos.



Miriam SainzCiclo formativo de entrenamiento de animales
Leer más...

Chicken Camp nivel II – señales

No comments

Después de hacer el Chicken Camp I – discriminación, con la emoción de la novedad, la curiosidad de lo desconocido, la genialidad de lo enseñado y el buen ambiente de los compañeros, hacer el Chicken Camp nivel II sólo era cuestión de tiempo… y por fin ese tiempo llegó la semana pasada.



Miriam SainzChicken Camp nivel II – señales
Leer más...

Feliz 2015

1 comment

Hoy me preguntaba qué quiero para 2015. La verdad es que si pudiera pedir, pediría muchas cosas… algunas imposibles, utópicas, otras más o menos difíciles de conseguir, y algunas más sencillas pero cargadas de ilusión. Pero si tuviera que reducirlo a unas pocas, me encantaría afrontar 2015 con la misma ilusión que me llena cada vez que me pongo delante de un perro, que intento entenderle, motivarle, adaptarme a su forma de enfrentar la vida… Me encantaría mantener la felicidad que siento cada minuto que comparto mi vida con alguno de ellos, sean de mi familia o no.



Miriam SainzFeliz 2015
Leer más...

Un buen entrenamiento

No comments

Se hace patente que hay una necesidad cada vez más reconocida de crear un vínculo con el perro que va más allá del simple adiestramiento. Es decir, el adiestramiento del perro se realiza con más sentido y con más solidez cuando el perro se convierte en uno de los dos pilares del entrenamiento, dejando a un lado el camino de una sola dirección. La comunicación continua entre el animal y el adiestrador, la compenetración en el momento de marcar los tiempos, la confianza mutua y el necesario entendimiento, son las piezas de un engranaje que dará la solvencia necesaria a los ejercicios para que lo aprendido permanezca y haya voluntad de aprendizaje.



Miriam SainzUn buen entrenamiento
Leer más...

Enseñar moviendo el rabo

No comments

Sí, sí, el rabo lo mueve el perro, pero si alguna vez habéis tenido la experiencia de educar a un perro, convendréis conmigo en que la sensación más placentera es la de enseñar mientras el perro es feliz, y mueve el rabo esperando que le des la oportunidad de hacer el ejercicio que le pides, que al fin y al cabo nos produce a nosotros esa energía positiva que, sin duda, haría que moviéramos el rabo también si tuviéramos uno…



Miriam SainzEnseñar moviendo el rabo
Leer más...

Quiero tener un perro

No comments

A veces es un sueño que está en tu cabeza desde bien temprana edad. A veces es la soledad la que nos impulsa a llenar nuestras vidas con la alegría de un amigo peludo que nos acompañe en el camino. Otras veces a causa de una necesidad o bien por llenar un hueco que anteriormente ocupaba otra mascota. Los motivos son múltiples, pero en la mayoría de los casos se busca cubrir un espacio que rara vez puede ser cubierto por otro ser vivo.



Miriam SainzQuiero tener un perro
Leer más...