Necesitas ayuda con tu perro pero todavía no lo sabes

No comments

A lo mejor no has caído en la cuenta… pero es probable que alguien de tu entorno lo vea claro: necesitas ayuda profesional en la relación cotidiana con tu perrete.

Si todavía no tienes muy claro el por qué de esa afirmación, quédate leyendo y te contaré por qué deberías acudir lo antes posible a nuestra escuela, o alguna que tengas cerca que sea de confianza.

Necesitas ayuda con tu perro, aunque todavía no lo sepas…:

Cuando está continuamente alerta y no descansa 12-14h/ día

Vale, daremos un margen de tiempo para aquellos perretes más activos de lo normal, que, aunque necesitan descansar igual que todos, sean menos dormilones. Sin embargo, un perro no debería dormir menos de 11 horas al día.

El descanso es fundamental y el sueño reparador. Cualquier animal necesita de este momento de desconexión, y si no lo tiene, puede tener más o menos graves consecuencias.


Nuestros compis caninos/as no se pasarán durmiendo a pata suelta todo ese tiempo, sino que hacen un descanso largo por la noche, y el resto del día lo pasan combinando su actividad con pequeñas siestas diurnas, más o menos largas en función de las proposiciones del ambiente 😉

Los perros que duermen sustancialmente menos tiempo del que necesitan, son perros temerosos o inseguros, con estrés o ansiedad y que no consiguen tener un lugar seguro en el que despreocuparse.

cachorro de pastor alemán

Cuando hay un cambio drástico en su vida

A veces ni nos damos cuenta… pero tras ese cambio, suele cambiar también una pequeña parte o una gran parte de su comportamiento.

Los perros necesitan de las rutinas para conseguir estabilidad emocional, y aunque un perro falto de ellas puede ser perfectamente estable (y de hecho, parte de nuestro entrenamiento sirve también para romper rutinas sin que eso tenga que ser traumático para ellos), si no hemos enseñado a nuestros/as compis a asumirlo como algo normal, pueden tener dificultades.

¿Y a qué me refiero con un cambio drástico en su vida? Pues a un cambio de casa, un cambio en tus horarios del trabajo, variación de las personas que conviven en la misma casa (que entre alguien o se marche), un nacimiento con todos los cambios hormonales que eso conlleva, un compi de cuatro patas y de dos alas nuevo… Incluso una mala racha para la familia, donde comienza a haber gritos alrededor donde antes reinaba la calma, es un cambio drástico para un perrete.

Pero no sólo: un cambio en la alimentación o en el tiempo de salida a la calle, puede ser considerado drástico según como se haga, y según la sensibilidad de tu simpático/a orejotas.

Cuando es incapaz de dejar de hacer agujeros, salir al paseo sin pelota o dejar de correr de un lado para otro

No, no estoy hablando de los perros que hacen agujeros, que juegan con la pelota o que disfrutan de unas carretas en el parque o el campo. Estoy hablando de perros que no pueden dejar de hacerlo.

Me refiero a perros que se obsesionan con estas actividades, habitualmente con una de ellas, y no pueden disfrutar de la vida que les ofreces más allá de estas actividades.

Preocúpate cuando la actividad de hacer agujeros no tenga un fin en sí mismo. No sea porque necesita esconder algo o porque vaya buscando el fresquito; no tenga que ver con parte del juego o porque haya encontrado algo interesantísimo…

De igual forma, no llegar ni a olfatear el campo o dejar de mirarte para que saques la pelota de la mochila, o tires la piedra, el palo o la piña… tener su atención tan raptada por esa actividad que no le permite ni saludar a sus congéneres o darse una buena carrera por el bosque… o todo lo contrario, tener a una perra que no para de dar vueltas alrededor de ti, que no atiende a estímulos más allá que el «juego» de sí misma corriendo… ¡preocúpate! son señales claras de que algo no va bien.

Pueden ser conductas de desplazamiento, obsesiones, y sobretodo, estar relacionadas con la ansiedad y un desajuste adaptativo.

American pit bull rojizo

Cuándo sistemáticamente evita o se enfrenta a otros perros

Los perros son animales sociales. Eso no significa que le tengan que caer bien todos los perros con los que se encuentra… pero sí que sus habilidades sociales sean buenas y que pueda tener una vida social sana.

Saber comunicar a una perra que no quiere tener nada que ver con ella, es también importante dentro de la comunicación canina. Hay que tener en cuenta que el gasto energético de lanzarse a ladrar o gruñir, e incluso morder a otro perro, sea más o menos leve la agresión, es enorme, por lo que un/a perro/a que se comunica de esta manera continuamente, además de estar gastando recursos de manera exagerada, es probable que no sepa hacerlo de otra manera. ¿Te imaginas algo más frustrante que no saber hacerte entender más que con gritos o malos modales? Estresante, sin duda,

Cuando le dejas la comida al marcharte y solo come cuando vuelves a casa

Está claro que tu perra tiene problemas de ansiedad, o que tu perro está muy preocupado cuando te marchas… tanto que no pueden comer porque tienen el estómago cerrado.

A veces los/as compis de 4 patas tienen ansiedad por separación y no nos damos cuenta porque no ladran cuando nos marchamos, ningún/a vecino/a se queja de que molesten, no te dejan la casa destrozada ni cogen tu ropa para acurrucarse en ella… Simplemente esperan, sin pestañear, en el silencio de una casa vacía, a que vuelvas a su lado y les des la seguridad que se va contigo cada vez que sales por la puerta.

Son las mismas perras que no probarán bocado cuando no estás alrededor. Los mismos perros que a tu regreso necesitarán estar seguros de que te quedas, para acercarse al plato de comida. Cuidado por que a veces lo que no se muestra, se ignora, y no significa que no exista.

perro esperano

Así que ya ves, si estás en alguna de estas situaciones, necesitas una ayuda profesional que te ayude a volver a equilibrar a tu peludete favorito/a. Necesitas prestar atención a las señales… ¡porque en cuanto las busques, las encontrarás!



Miriam SainzNecesitas ayuda con tu perro pero todavía no lo sabes

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.