Socializando a Zar en la protectora

No comments

Parece que en las protectoras no hay lugar para un trabajo concienzudo, y algunas personas tienen la sensación de que coger a un perro de «estos lugares» va a ser un problema porque los perros están alimentados, en ocasiones aseados y poco más… Pero la realidad es otra en algunas de ellas.

Hay personas muy involucradas y concienciadas con la necesidad de que los perros tengan momentos de juego, pero también de relajación, de estimulación cognitiva, de socialización…

Hoy os hablo de Zar, un perro que aún sigue en la protectora de CICAM Majadahonda y que es un perro muy especial.

Lo cierto es que especiales lo son todos, unos por una cosa y otros por otra, y en el momento de ponerte a trabajar con ellos y estrechar el vínculo, es imposible no quererlos… pero Zar tiene encandilado a todo el mundo. ¿Y por qué sigue en la protectora? Siendo un perro de tamaño pequeño, tan cariñoso como es él, activo y con mucha vida por delante por su corta edad, además de físicamente muy bonito y con mucha simpatía, parece el típico perro que sólo se queda unas pocas semanas hasta que alguien se fije en él.

Muchas personas lo han hecho, pero Zar no ha aprendido algo que a todos los que han pasado por CICAM les ha echado para atrás…: la falta de socialización con otros perros.

Zar no es un perro que no quiera estar con otros perros… es simplemente que no sabe. Está tan emocionado (y sí, también tiene su carácter) que es completamente invasivo y su alto grado de activación no le deja pensar con claridad, por lo que reacciona de una manera poco amable con los perros que le piden espacio cuando éste no se lo da.

Así que nos hemos puesto a ello. Zar tiene un estómago muy agradecido y mucha motivación por trabajar y superar las pruebas que se le piden, así que es un comienzo estupendo para ir haciendo acercamientos respetuosos y darle la oportunidad de observar a los otros perros desde la distancia, antes de dejarle interactuar directamente con ellos.

Aún queda por delante bastante trabajo, pero esta semana ya hemos podido juntarle sin correa con algunos perros de tamaño pequeño. Está trabajando duro para conseguir salir de la protectora y encontrar ese hogar tan deseado, calentito, con muchos mimos y con serenidad, que es lo que necesita Zar entre paseo y paseo.


Si alguien está interesado en este pequeñajo tan simpático, va a tener asesoramiento y clases grupales para su socialización, porque sabemos que es un perro espectacular que sólo necesita que le marquen el camino. ¿Quieres marcárselo tú?



Miriam SainzSocializando a Zar en la protectora

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.