Los temidos petardos: algunos consejos

3 comments

Acabamos de pasar una época especialmente sensible para nuestros perros, para los animales en general, con la celebración de las fiestas de Navidad y fin de año, repleta de petardos y fuegos artificiales. Paso de puntillas por el hecho de pedir encarecidamente que, si no lo habías pensado nunca, seas consciente del mal que hacen estas «gracias» a nuestros peludos. Piénsalo antes de encender una mecha…

¿Por qué los petardos son tan malos y causan tanto miedo a nuestros perros?

  • Principalmente diría que ante todo, son casi imposibles de predecir. Ocurren rara vez durante el año, por lo que a los perros los pilla de sorpresa. Esta sorpresa incómoda lleva a causar miedo en los perros, que se vuelven muy sensibles a todo aquello que no pueden preveer.
  • Además de no saber cuándo van a tener lugar, normalmente los petardos son aislados, o tracas aisladas pero que no tienen continuidad: no están mañana y noche, no aparecen durante 5 horas seguidas con la misma cadencia (lo que los haría un poco más predecibles)…
  • Si por algo destacan los petardos es precisamente por su alta intensidad. Cuanto más sonoro, más parece que gusta tirarlos… Y eso hace que el susto, tal y como nos pasa a los humanos, sea mayor.

¿A todos los perros les afecta de la misma manera?

No, claro que no. Podemos ver en la calle a perros que no se inmutan con los petardos y otros a los que en fechas señaladas prácticamente les aterra salir al parque. También la reacción a los petardos pueden tener una predisposición genética, y así hay perros más nerviosos o que reaccionan de manera más exagerada a determinados estímulos, que lo llevan bastante peor que el resto.

Además, el incremento de la edad del perro también incrementa los miedos a los petardos, así que podemos encontrarnos a un perro que nunca a mostrado síntomas de ansiedad y que de repente comience a ser más sensible, o incluso perros que comienzan con miedos y terminan en fobias.
Por supuesto, las experiencias que haya tenido nuestro perro cuando era cachorro van a ser muy importantes y pueden influir en su forma de enfrentar estas situaciones. Trabajar la exposición a ruidos y a luces similares a los que generan los petardos bajo supervisión de un/a profesional es muy recomendable.

Perros en fiestas con fuegos artificiales

Diferentes visiones de la fiesta… Imagen: www.schnauzi.com

Algunos consejos

El primero y fundamental es que pidas ayuda de un profesional. Éste es un tema delicado que necesitas tratar de la manera correcta desde el principio. Algunas de las cosas que se deben tratar son:

  • La desensibilización a los ruidos de petardos.
  • Acciones adecuadas a las emociones de tu perro, valorando la capacidad de pasar de un estado a otro.
  • Utilizar las intensidades adecuadas para no exponer al animal a un punto de no retorno que más allá de ser beneficioso, perjudica no solo todo el proceso, si no el bienestar general del can.

Además de eso, hay cosas que puedes hacer para ayudar a tu perrillo, aunque serán una ayuda al tratamiento que pueda hacer un/a entrenador/a canino/a:

  • Si tienes la posibilidad antes de que comiencen los petardos, saca a tu perro a la calle para que haga ejercicio físico y su nivel de excitación esté bajo. Esto ayudará a que no reaccione en exceso ni se muestre tan nervioso.
  • Busca una zona de la casa tranquila, normalmente la zona que elija el perro como preferida cuando está nervioso o asustado, será la ideal para él. Pon allí un transportín, siempre y cuando el perro tenga un transportín como un buen lugar de referencia para quedarse tranquilo, y tápalo con una manta, lo que amortiguará el sonido y dará cierta seguridad al perro. Si no tienes transportín o aún no lo has trabajado para que tu perrete esté a gusto, puede vale una mesa o una cama donde meterse debajo.
  • Opcionalmente, puedes usar ADAPTIL o algún producto de feromonas para calmar al perro, según tu elección. Ojo, calmarlo no es, en ningún caso, sedarlo.
  • Si la habitación tiene ventanas, cierra cortinas y persianas para amortiguar los sonidos y evitar las luces de los petardos, cohetes y fuegos artificiales.
  • Pon música tranquila en la habitación. No hace falta que esté a toda pastilla, pero sí que pueda también difuminar un poco los sonidos de la calle. Sería fantástico si el perro tuviera alguna referencia musical para dormirse, por ejemplo, y pudieras usarla en este momento, incitándole a la relajación solo por el hecho de escuchar algo que relaciona con la calma e incluso el sueño.

Lo que no debes hacer

La situación puede ser muy estresante no solo para tu perro, si no también para ti, por los propios petardos o por la impotencia de ver que el mundo no parece comprender lo que está sufriendo tu peludo con esta situación. Por eso te dejo algunas cosas que, por error o desconocimiento, no debes hacer nunca en una situación similar:

  • No te enfades con tu perro: Es él el que peor lo está pasando. Si tira de la correa (¡por favor, llévalo a casa a un lugar seguro para él!), se hace pis de miedo en casa, de repente sube a tu cama o no para de llorar, no es por placer. Está teniendo una situación difícil de gestionar y no necesita tus gros ni tus enfados para empeorar las cosas.
  • No le obligues a hacer frente a algo que no sabe afrontar: obligarle a estar con petardos (explosiones, globos que se pinchan, etc.) sin ninguna pauta y ningún control no ayuda, ¡todo lo contrario!Un perro bloqueado por el miedo no aprende nada. Es por eso que cualquier acción de este tipo para superar sus miedos tiene que ser hecha con mucho cuidado y valorando en todo momento el estado del perro y la intensidad que puede llegar a aceptar. Pero eso, igualmente, debe hacerlo alguien preparado para ello.
  • No hagas cosas que normalmente no harías: el perro ya está en una situación difícil, y lo que menos necesita es que el resto de sus rutinas cambien en este momento.
  • Acompáñale, pero no te compadezcas de él. Mostrar nerviosismo o pena no ayuda. Sin embargo puedes permanecer a su lado a modo de protección, incluso con contacto físico que no sea de caricias lastimeras sino de coraje: «Estoy aquí, pasándolo contigo, aunque a mí no me produce ningún tipo de miedo ni molestia«.

Por supuesto, si tienes la posibilidad de marcharte fuera de ese ambiente a algún lugar alejado, el campo u otra ciudad que esté libre de petardos, es una fantástica opción.

¿Cuál ha sido tu experiencia y la de tu peludo con los petardos?

Perros y petardos

¡Basta de petardos! Imagen: www.mascotea.net




Miriam SainzLos temidos petardos: algunos consejos

Artículos relacionados

3 comments

Join the conversation
  • Marisa - 4 de enero de 2016 reply

    Ahora está de moda querer crucificar a los niños que tiran petardos (como nosotros en el pasado) pues es mucho más cómodo eso que educar a nuestro perro. Algunos (muchísimos) dueños refuerzan sin parar y aumentan ese miedo a los petardos mientras que probablemente en su juventud serían unos gamberretes que los metían en papeleras, bajo coches, etc. No me cuesta imaginar que algunos de estos dueños se reirían o les sudaría el miembro viril que un bebé rompiese a llorar cuando ellos tiraban petardos pero claro, ahora tienen un perrito malcriado (a pocos dueños les veo educar correctamente a su perro, para ellos son las personas quienes deben adaptarse a el) y es más cómodo prohibirlos (aprovechando el amor por los animales de las personas) que educarlos.
    Si le quieres edúcale

    Miriam Sainz Sánchez - 4 de enero de 2016 reply

    Gracias por tu comentario, Marisa.

    Estoy de acuerdo en que deberíamos desensibilizar a nuestros perretes contra los petardos, pues de lo contrario sufren innecesariamente.
    Por otro lado… que alguien haga algo mal no justifica que se pueda continuar haciendo. Bebés, personas que padecen autismo y otras enfermedades, perros, gatos, aves y otros muchos animales sufren por petardos y fuegos artificiales.

    La educación de los perros es fundamental, pero eso no justifica que por estar habituados, tengamos que dejar de pensar en los muchos que por diversas razones no han podido llegar a estarlo. Hay muchos animales viviendo por ejemplo y lamentablemente en zoos, cachorros, perros enfermos… cada circunstancia es un mundo, y un poco de comprensión no hace ningún mal. Hay muchas formas de poder divertirse sin necesidad de molestar a ningún ser vivo.
    ¡Feliz año!

    Ana - 10 de febrero de 2016 reply

    No es ninguna moda lo que ha provocado que se inste a no tirar pertardos a niños y adultos.

    A día de hoy, existe un conocimiento mucho más amplio que antaño de las consecuencias dañinas de la pirotecnia, y también muchas más posibilidades de difusión de la información. No hay más que googlear un rato para empaparse un poco del tema y saber que las consecuencias nocivas no se limitan a perros o gatos domésticos (ni a los animales silvestres), ni se limitan a provocar sólo miedos (también pueden llegar a causar muerte), ni que el miedo se origina por la falta de educación de los animales.

    Por otro lado, educar a los perros para que se conviertan en seres maduros, sociales, seguros de sí mismos, y con capacidad para «soportar» ciertas cosas (como los petardos), se hace tan necesario como educar a los niños y adolescentes en la empatía y el respeto hacia el medio ambiente y hacia los demás (tanto humanos como no humanos). Un poco de responsabilidad por todas las partes no está de más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.