Las necesidades básicas de un perro

No comments

Con frecuencia hablamos de cubrir las necesidades básicas de un perro pero, ¿sabemos realmente qué significa eso? Que el perro tenga comida y agua, además de la posibilidad de hacer sus necesidades en períodos de tiempo aceptables, son sólo algunas de estas necesidades que todo peludo debería tener cubiertas. Y por cubiertas no nos referimos a lo mínimo imprescindible para la vida, sino a prestar atención, realmente, a lo que nuestro perro necesita para conseguir la estabilidad que todos deseamos que tenga.

Lo cierto es que muchos problemas de comportamiento pueden tener que ver precisamente con esto, y es fundamental que con cada caso que un entrenador canino vaya a trabajar, lo haga comenzando precisamente por dar importancia a cubrir las necesidades básica del perro que va a tratar.

Pero, ¿cuáles son entonces esas necesidades? Las vemos a continuación:


Comida y agua

Algo básico y también obvio. Un animal que no come o no bebe, antes de morir, generará conductas que le lleven a poder abastecerse, y eso incluye todo un abanico de comportamientos no deseados por nuestra parte. Aunque parece lógico que no vayamos a dejar morir de hambre a nuestros peludos, sí tenemos que tener muy en cuenta que la alimentación es muy importante, y por eso debemos darles comida natural equilibrada (alimentación BARF, por ejemplo) o elegir una marca de pienso que procure la mejor alimentación a nuestros perretes (Nutro, Gosbi…) alejándonos de las marcas de supermercado y, en general, de todas aquéllas que consideremos que no le sientan bien, que le dejan con hambre, o que no cubren las necesidades mínimas del can. ¿Y cómo podemos saber eso? Es fácil: lo primero que debes hacer es mirar la composición y asegurarte de que las proteínas tienen un % muy alto, pero además y donde mejor se observa, es en las heces del perro. Duras y pequeñas mucho mejor que grandes y blandas…
Y el agua, que puede sonar hasta a broma, resulta ser un elemento fundamental con el que mucha gente juega sin tener mucho conocimiento de qué puede generar en el perro estar privado de ella. Como mínimo, ansiedad. Marcharnos de casa durante 8 ó 10 horas a trabajar y privar al animal de agua sólo por el hecho de que nos moleste que al volver haya podido hacerse pis en casa, es una barbaridad. Los perros que además comen pienso tienen una necesidad de ingerir agua mucho mayor que los que toman alimentos naturales. No hay nada que justifique que el animal no tenga agua a su disposición, todo el día. Además deberá estar fresca y limpia, y si la casa es grande, en distintos puntos donde el perrete pueda acceder con facilidad.

Comida adecuada para perros

Compañía

Nuestros perros son animales sociales y eso lleva implícito que les encanta estar acompañados (hablo de la generalidad). Y la compañía no es que estemos todo el rato jugando, entrenando, tocando o molestando al peludo. La compañía no es más que la sensación de estar con alguien simultáneamente, sin necesidad de tener interacción alguna. Los perros se pueden acostumbrar a que dentro de sus rutinas, los tiempos sin compañía sean más o menos largos, pero si no se les acostumbra bien y llegan a tener la sensación de soledad, tendrá problemas. Esta es una de las cosas que la gente no tiene en cuenta cuando decide tener un perro. Son más las ganas normalmente de «yo quiero» a la imposición de la razón cuando se trata de determinar el tiempo real para poder dedicarle. La compañía, no obstante, no tiene que ser únicamente de personas, pues otros animales de la misma o de diferente especie, pueden también acompañar.

Descanso

¡Todos los perros descansan! Sí, claro… ¿pero descansan correctamente? Un perro que vive con los ojos como platos el 70% del tiempo, esperando que alguna alma caritativa le tire una pelota para jugar, está utilizando mucho de su tiempo de descanso en algo que no le hace ningún bien. Toda actividad cerebral debe descansar para poder tener un sueño reparador que permita estar al 100% más adelante y seguir funcionando con normalidad.
Dejar que el perro descanse donde más a gusto esté, siempre que sea posible, es una fantástica idea. Así ellos elegirán si prefieren una zona más calentita o por el contrario prefieren el fresco, si necesitan estar más protegidos o en medio de una habitación, si prefieren dormir en una zona elevada o a ras de suelo…

Descanso

Ejercicio

Ejercicio físico

Ni más, ni menos que el que necesite. A veces hemos visto por televisión o nos han contado en un parque las grandísimas ventajas que hay en que un perro haga mucho ejercicio… y es indudable que un perro para que sea estable debe realizar ejercicio para mantener el cuerpo sano. Pero eso no pasa por dejar que el perro haga 40 km de carrera todos los días… Vamos a ser sensatos.

Por ejemplo, un perro de tamaño pequeño no necesita las mismas distancias que uno grande. No podemos comparar a un yorkshire con un mastín, nada que ver lo que demanda cada uno de ellos, y sin embargo ambos necesitan ejercicio físico. Pero cuidado, porque aquí viene una trampa en la que caemos con facilidad: no es justo ni lógico decidir compartir nuestra vida con un perro pequeño porque «no necesita salir tanto». Lo primero es que con frecuencia se olvida el «tanto» y nos quedamos con que «no necesita salir», y lo segundo es que eso es rotundamente falso. La energía y necesidad de ejercicio en un perro pequeño es con frecuencia bastante alta, aunque para saciar sus necesidades podamos sacarlo a un parque y no necesitemos ir a la montaña… pero realmente necesita ejercitarse. Pero no sólo debemos basarnos en el tipo de raza que tenemos para determinar el ejercicio que debemos procurarle. Es más, si cogemos 4 pastores alemanes al azar, puedo garantizar que sus necesidades también variarán en función del individuo, así que, ¡conoce a tu perro! Sólo así sabrás qué es realmente lo que necesita.

Las altas temperaturas no son propicias para el ejercicio, pero tampoco lo son una edad avanzada o si el perro es demasiado joven, cuando aún no se han formado sus músculos y articulaciones. Es precisamente por esto por lo que trabajamos, en las clases semanales  que impartimos, un programa de ejercicios adaptados a perros de diferentes edades para mejorar su estado de forma y su calidad de vida.

Además del ejercicio físico en sí, salir de paseo y encontrarse y/o jugar con otros perros, curiosear, olfatear, investigar… son necesidades básicas para el bienestar de nuestro peludo.

Ejercicio mental

Hay otro tipo de ejercicio que se pasa por alto continuamente: el ejercicio mental. Es tan importante uno como el ejercicio físico. Queremos perros que piensen y que tomen decisiones (las correctas para nosotros, claro…) pero no nos planteamos cómo enseñárselo. Continuamente intercedemos en el comportamiento del perro sin dar opción a que sea el can el que decida, incluso el que piense las opciones que tiene. Y en otras ocasiones le dejamos decidir sin haber trabajado la respuesta que queremos que de, poniendo toda la responsabilidad en el perro.

Sasha con juego de pensar

Cuidados veterinarios

Vacunas, desparasitaciones internas y externas, revisiones veterinarias periódicas… Es importante mantener la salud de nuestro perro en manos de veterinarios experimentados en los que podamos apoyarnos y confiar. El desgaste de las almohadillas y los dientes, la acumulación de sarro, la limpieza de las orejas o la revisión de articulaciones y la parte ósea de nuestro compañero canino deben estar al día. La prevención es el mejor tratamiento también para nuestros perros, por lo que al menos una o dos veces al año, es más que recomendable pasar a hacerle una visita a nuestro veterinario de confianza.
Después de esto, ¿crees que estás cubriendo de manera adecuada las necesidades básicas de tu peludo?



Miriam SainzLas necesidades básicas de un perro

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.