¿Sabías que el movimiento del rabo del perro no siempre significa “felicidad”?

No comments

¿Tú también crees que el movimiento del rabo del perro siempre indica felicidad? En el artículo de hoy te vamos a explicar por qué esto no es así y que el movimiento de la cola de un perro puede indicar “cosas” muy diferentes como, por ejemplo, miedo, alerta, inseguridad, desconfianza… ¿A que suena interesante? Pues adelante, ¡sigue leyendo!

El imprescindible rabo del perro como herramienta de comunicación

Una de las razones más importantes para no amputar el rabo a un perro por razones estéticas es tan simple como el mecanismo de un chupete: al cortar la cola al perro le estamos robando una de sus principales herramientas de comunicación con otros perros y, también, con nosotros, su familia humana.

Aparte de ayudar a difundir el aroma de sus glándulas anales, el lenguaje no verbal de la cola de un perro es fundamental para su correcta socialización cuando es cachorro y, también, para las relaciones caninas o humanas que establecerá a lo largo de su vida.

Así que ya sabes: si estás pensando en amputar el rabo a tu cachorro de raza, piénsalo dos veces. Es una absoluta salvajada y, además, esa mutilación está prohibida en España desde el 1 de febrero de 2018 a no ser que así lo prescriba un veterinario con fines curativos o paliativos (Convenio Europeo sobre Protección de Animales de Compañía).

Guía rápida para entender el movimiento del rabo del perro

El movimiento del rabo de perro se puede entender como un código de señales que el ser humano debería aprender a decodificar para entender más y mejor a los peludos propios y ajenos. De todas formas – y esto es importante- cada perro es un mundo y tiene un lenguaje de rabo propio que comprenderemos mejor cuanto más conozcamos al peludo.


En lo primero que tenemos que fijarnos es en cómo es la cola del perro en estado de reposo y relajación; cómo se muestra su cola cuando el peludo está relajado y a gusto. Este punto es muy importante ya que, como sabes, las diferentes razas de perro tienen rabos diferentes en cuanto a forma, longitud, posición en estado de relajación, etc.

Lo vemos mejor con un ejemplo: piensa en un Pastor Alemán y en cómo pende su cola hacia abajo cuando está en modo relajación. Esa es la postura “natural” del rabo y, también, el punto de partida que nos ayudará a entender el significado de los diferentes movimientos que haga ante distintas situaciones. Piensa ahora en la preciosa cola alta y enroscada de un Lhasa Apso. Esta postura alegre y erguida de la cola y muy diferente a la del Pastor Alemán será nuestro punto de partida para comprender el complejo lenguaje del rabo de este pequeño león guardián.

Dicho esto, veamos en forma taquigráfica y general el significado de los movimientos más habituales de la cola de los perros:

  • Movimiento del rabo en círculos rápidos: esta sí es la auténtica señal de que el perro está muy excitado con la situación que está viviendo en ese momento. Ejemplo: cuando el perro te da la bienvenida cuando llegas a casa. Ojo, observa la dirección del rabo y sabrás si la excitación es positiva (hacia la derecha del perro) o negativa (a la izquierda).
  • Movimiento horizontal rápido: esta señal casi siempre indica felicidad y alegría, pero no te confíes del todo: dependiendo de la situación y del equilibrio emocional del peludo también puede denotar agitación, nervios excesivos, impaciencia… Un ejemplo: cuando tu perro necesita salir urgentemente a la calle a evacuar e intenta llamar tu atención moviendo el rabo de esta forma.
  • Movimiento horizontal lento y con la cola muy baja: que el rabo del perro esté demasiado bajo respecto a su postura normal en relajación no es buena señal. Pero si a eso le unes unos lentos movimientos horizontales, la mayoría de las veces estarás presenciando un mensaje de inseguridad o intranquilidad de tu peludo amigo. El ejemplo: cuando tu peludo llega al parque y un montón de perros extraños viene a olfatear su trasero.
  • Movimiento horizontal rápido y con la cola muy alta: que el rabo del perro esté alto suele indicar que el peludo está alerta y, también, que se siente a gusto con la situación que está viviendo (como por ejemplo cuando está disfrutando de un buen paseo contigo). Pero si el perro mantiene la cola en alto y la agita rápidamente de un lado a otro, el mensaje que nos está trasmitiendo no es de completa felicidad, sino de recelo o cierto nerviosismo ante una situación que no está seguro de cómo manejar. ¿Un ejemplo clásico?: cuando está comiendo alegremente su comida favorita y una mano extraña se acerca demasiado a su bol.

Como ves, el movimiento del rabo del perro no siempre trasmite que está feliz como una perdiz. ¿Quieres que te ayudemos a comprender más y mejor el fascinante lenguaje canino¡Contacta con nosotros!

comunicación canina - posición de ataque



Marta Barrero¿Sabías que el movimiento del rabo del perro no siempre significa “felicidad”?

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *