Adelántate a los trastornos por separación tras el confinamiento

1 comment

¿A quién no le resulta familiar esa sensación que se presenta cuando, después de haber pasado varios días de vacaciones disfrutando de la compañía de familia o amigos, nos encontramos de repente de vuelta en nuestra casa, rodeados de quietud y silencio?

Ante un cambio brusco de rutina y entorno social, es habitual que durante los primeros días nos podamos sentir extraños, desubicados, apáticos o tristes. Son respuestas normales de nuestro organismo ante una situación de cambio, aunque éste suponga volver a la rutina a la que estábamos acostumbrados.

Algo similar ocurre con los perros. Tengamos presente que ellos, al igual que nosotros, son seres con altas necesidades de contacto social, tanto con personas, como con sus semejantes. Siempre es mejor prevenir que curar. Por esta razón, en este artículo proporcionaremos una serie de pautas que sirvan como herramientas para la prevención de problemas de comportamiento en los perros en sus momentos de soledad.

Durante estos días de confinamiento muchos perros están teniendo un cambio brusco en su vida diaria. Pasar tiempo junto a nosotros constituye para ellos una base de felicidad y seguridad, por lo que les resulta muy fácil adaptarse a esta nueva situación.

Pero, ¿qué ocurrirá cuando todo vuelva a la normalidad? Nuestros perros deberán adaptarse de nuevo a los momentos de soledad tras varias semanas compartiendo constantes momentos en compañía.

¿Cómo reaccionarán y se sentirán nuestros perros ante un cambio tan notable de su día a día?
Esta nueva situación afectará en mayor medida a aquellos perros que anteriormente presentaban problemas para quedarse solos en casa. Sin embargo, incluso los perros que normalmente no manifestaban problemas para estar solos, podrían presentar algún tipo de síntoma ante un cambio de rutina tan drástico.

Es importante señalar que si tu perro ya presenta problemas relacionados con la separación, es de vital importancia que contactes con una persona profesional etóloga o educadora canina para que podamos ayudarte concretamente en este aspecto.

¿Qué podemos hacer durante el confinamiento para ayudar a prevenir futuros problemas?

Evitar pasar todo el día “pegados” a nuestro perro, promoviendo espacios y momentos de independencia en casa.

  • Es importante que el perro tenga su propio sitio de descanso en el que se encuentre seguro y confortable donde nadie le moleste. Puede ser su cama, un sofá, un transportín con la puerta abierta… En este espacio también podemos dejarle alguno de sus mordedores favoritos, un juguete interactivo o tipo Kong con el que pueda entretenerse y superar retos por sí mismo.
  • En algunos momentos del día, podemos utilizar las puertas de nuestra casa para crear una separación física con respecto al perro, por ejemplo, cuando estamos cocinando o cuando nos vamos por la noche al dormitorio a descansar.

Mantener una rutina diaria, siguiendo los horarios que ya teníamos o que tendremos cuando volvamos a nuestra rutina habitual.

La consolidación de rutinas aporta seguridad a los perros, ya que les proporciona la sensación de tener cierto control sobre lo que va a suceder.

Para ello:


  • Fijaremos y cumpliremos horarios de paseo y alimentación.
  • Realizaremos actividades de juego o de estimulación mental en aquellos momentos del día en los que normalmente estemos en casa. Al tener que dar paseos más cortos, la realización de ejercicios que activan la mente adquieren ahora mayor relevancia. (En los Tips publicados en nuestra web y redes sociales encontrarás gran variedad de actividades para disfrutar con tu perro durante los días de confinamiento).
  • Procuraremos estar menos activos en las horas del día coincidentes con las que solemos estar en nuestro centro de trabajo (manteniendo momentos de silencio y calma, moviéndonos menos por la casa). En caso de teletrabajar, durante la jornada laboral se recomendaría permanecer en una habitación aparte, y en ocasiones incluso manteniendo unos minutos la puerta cerrada.
  • Mientras tanto, nuestro perro puede quedarse tranquilo en su zona de descanso o zona segura habitual.
  • Si necesitamos salir de casa por razones de primera necesidad (ej. ir a comprar al súper), podemos intentar salir en el momento del día coincidente con la salida de ir al trabajo o bien, en el horario en el que habitualmente solíamos hacer la compra.

¿Qué podemos hacer cuando acabe el confinamiento?

Golden Retriever con mujer en casa

En función de la situación y circunstancias particulares de cada uno de nosotros, trataremos de ir adaptándonos gradualmente al cambio de rutina.
Aquí van algunos consejos que pueden resultar de utilidad:

  • Continuaremos proporcionando momentos de estimulación mental y física en el día a día, como estábamos haciendo durante el confinamiento.
  • Si la situación lo permite y tenemos algunos días disponibles antes de volver al trabajo, podemos hacer “salidas de prueba” de corta duración para que el perro se acostumbre a nuestras ausencias. Las salidas pueden realizarse dentro de nuestro futuro horario de trabajo e incluso en los momentos del día en los que nuestro perro se encuentre menos activo (ej. al mediodía).
  • En caso de no tener disponible el tiempo necesario para trabajar adecuadamente esta fase, durante los primeros días podemos optar por la ayuda de una persona de confianza o  cuidadora canina.

Es importante recordar que cuando llevemos a cabo estas salidas nuestra actitud debe ser lo más neutra posible.
Al regresar a casa, podremos saludar a nuestro compañero peludo de forma calmada, evitando reacciones efusivas que fomenten un estado de excitación y nerviosismo.

Apoyos complementarios para ayudar a nuestro perro a adaptarse ala nueva rutina

Existe gran variedad de complementos alimenticios disponibles en el mercado que pueden ayudar a prevenir o rebajar los niveles de estrés debidos al cambio de rutina.

Estos productos pueden empezar a utilizarse unos 7 o 10 días antes de volver a la rutina normal, pudiendo mantenerlos durante dos semanas más.

Se trata de complementos alimenticios basados en sustancias como la L-teanina, el triptófano, vitaminas del complejo B y también plantas medicinales como la pasiflora y la valeriana. Todos ellos contribuyen a proporcionar efectos relajantes y estados de calma.

Recuerda pedir consejo a tu cínica veterinaria de confianza sobre del uso de este tipo de complementos alimenticios en tu perro.

Border Collie en un sofá



Marina Zorita MorenoAdelántate a los trastornos por separación tras el confinamiento

Artículos relacionados

1 comment

Join the conversation
  • David - 4 de noviembre de 2020 reply

    Este artículo sigue estando muy vigente teniendo en cuenta que el próximo confinamiento está bastante cerca. Me ha gustado especialmente el punto de promover los momentos de independencia de nuestro perro.

    En base a lo que hagamos mientras estamos en casa potenciaremos el problema o es más probable que al acabar el confinamiento nuestro perro no tenga problemas de apego.

    Dejo el enlace a un artículo que escribí sobre APS que puede complementar este con formas de tratar la ansiedad:

    https://www.conectaadiestramiento.com/ansiedad-separacion-problema-habitual/

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.