Preguntas y respuestas sobre… El Galgo Español

7 comments

Febrero es el mes del Galgo, ese fantástico, fiel, amable y trabajador perro que desgraciadamente encabeza las listas de abandonos de perros en España año tras año (50 000 galgos se abandonan cada año en nuestro país, se dice pronto). ¿Cuáles son las características físicas del magnífico Galgo Español? ¿Cómo es el carácter de esta raza reconocida hace años por la FCI? Te lo contamos en detalle en el artículo de hoy.

¿Cuáles son las características físicas del Galgo Español?

La FCI – Federación Cinológica Internacional- encuadra al Galgo Español dentro del Grupo 10, Lebreles, sección 3 lebreles con pelo corto. ¿Qué es un lebrel? Un perro alto, flaco, ágil, tremendamente activo y con unas características físicas y emocionales que lo convierten en el perro perfecto para correr, cazar…

Las características físicas del Galgo Español resumen perfectamente lo que reflejo de lo que debería ser un perro lebrel “ideal”:

  • Altura que oscilará entre los 62-70 centímetros en los machos y entre los 60 y 68 centímetros las hembras.
  • Esqueleto compacto, tórax amplio, costillar visible, vientre contraído, lomo largo y cola muy larga terminada en una punta fina.
  • Patas muy largas, musculadas y fuertes.
  • Cabeza estrecha, muy delgada y larga.
  • Hocico muy largo y rematado con una pequeña trufa húmeda de color negro.
  • Dientes blancos, con los caninos bien desarrollados y mordida en tijera.
  • Ojos pequeños, de forma almendrada, color oscuro y mirada dulce y atenta.
  • Manto corto, liso, tupido y duro al tacto. La FCI admite varios colores de manto dentro del estándar de raza pura Galgo Español: atigrado, negro, tostado, blanco, pío, amarillo…

La FCI publicó el estándar de raza del Galgo Español en el año 1982 del siglo pasado. Si quieres leer su ficha técnica en formato PDF pulsa aquí.

Galgo_Español_en_la_arena

De OmarCurrosSimónTrabajo propio, CC BY-SA 3.0, Enlace

¿Cómo es el carácter del Galgo Español?

Según el estándar oficial de la FCI, el Galgo Español tiene un carácter serio, bastante retraído y aparentemente tranquilo excepto cuando empieza a trotar, correr, saltar, cazar… También se considera un perro inteligente, atento a las señales de su cuidador y extremadamente fiel. Esta raza de perro se crió durante muchos años para participar en carreras caninas – las famosas carreras de galgos- o para formar parte de las partidas de caza menor, especialmente la caza de liebres. Así, tradicionalmente se ha considerado al galgo como un perro de caza, pero no te confundas: también es un perro de casa con “s”. Un Galgo Español bien socializado y educado es un excelente y tranquilo compañero de vida, eso sí, tienes que ayudarlo a gastar la inmensa energía que esconden sus flacas patas.

¿Es sencillo socializar y educar a un Galgo Español?

Todos los perros se pueden educar, socializar y acostumbrar a vivir en paz y armonía en el seno de un hogar. Esta es la máxima de las educadoras de Sentido Animal, Pero… ¿Qué necesita un lebrel para ser un perro equilibrado y feliz? ¿Qué tenemos que asegurar a un peludo tan alto, ágil y fuerte como es el Galgo Español? Simplemente el cóctel compuesto por varios ingredientes “mágicos”. Toma nota:

  • Alimentación adecuada a su tamaño y constitución física, agua fresca y limpia a su alcance y revisiones periódicas en un veterinario especializado en perros lebreles.
  • Aire libre para poder correr y descargar la tremenda energía física con la que lo ha dotado la naturaleza.
  • Un hogar seguro donde se sienta querido y en familia.

Y ahora te toca a ti escribir: ¿Compartes tu vida con un Galgo Español? ¿Quieres añadir alguna característica física o emocional de esta maravillosa raza de perros de caza y casa? Adelante, ¡escribe un comentario!

Galgo_español_cachorro

Marta BarreroPreguntas y respuestas sobre… El Galgo Español

Artículos relacionados

7 comments

Join the conversation
  • Abraham - 16 de mayo de 2019 reply

    Yo soy padre de un galgo negro de dos meses y medio desde hace 5 días, golfo es muy nervioso y mordedor, al principio no atendía a ningún sonido de llamada, me ignoraba completamente, nunca antes me había pasado con ningún animal tanto gato como perro, llegue a pensar que era una pequeña piraña autista, nada más lejos de la realidad, mi forma de llamar su atención era totalmente errónea, le lleve a la veterinaria y me aconsejó que utilizase el sistema de premiado, alucinante el resultado, a la segunda vez que le di la » chuche» (como la suelo llamar yo), su atención cambio por completo, ahora solo tengo que silbarle para que acuda rápido, aunque la ansiedad en la mordida todavía se la estoy trabajando con pocos resultados, en mi caso no es buena esa obsesión, pues no quiero a golfo para cazar, a pesar de vivir en campo con muchas liebres en mi terreno, otra cosa que me preocupa un poco, pues no me gustaría que les hiciese daño, por suerte el instinto de caza todavía no le ha salido, y espero que siga así.

  • Daiana - 26 de abril de 2020 reply

    Hola! Tenemos un galgo de 3 meses. Aún no tiene todas sus vacunas por lo que va al veterinario en coche. A partir de que edad es recomendable ponerle un collar martingale?

    Miriam Sainz - 29 de abril de 2020 reply

    Hola Daiana.
    Lo primero, intenta salir a la calle con tu galgo aunque sea en brazos, para que vea y escuche gente, perros, gatos, coches… Si no lo vais a tener complicado para su socialización con el entorno.
    El collar martingale que se usa típicamente en los galgos, así como en otros perros que tienen igual de ancha la cabeza que el cuello, no es necesario. Sólo cubre la función de que el perrete no se escape en caso de que tire. Y para que esto ocurra, el collar se cierra un poquito más del ancho del cuello (y de la cabeza) para que no se salga, por lo que hace el efecto de ahorque. Dependiendo de la holgura que dejemos, así el ahorque será grande o pequeño.
    Por eso, antes de usar este tipo de collares, siempre aconsejamos una buena educación, una buena llamada, una buena socialización y confianza en sí mismo/a y un gran vínculo con la persona que le acompañe.

  • Frank&Toni - 7 de agosto de 2020 reply

    Hola ! Hemos adoptado una galga hace 2 meses de 3 qños de edad.
    Hemos tenido mucha suerte ya que no tiene miedos a la gente etc, es muy sociable. Pero, tiene pavor a cualquier tipo de escalera metálica bien sea mecánica o normal. Alguien puede darnos algún consejo ?

    Miriam Sainz - 14 de agosto de 2020 reply

    Hola Frank&Toni.
    Trabajar los miedos siempre es un tema delicado, por lo que te aconsejo que busques ayuda profesional.
    Lo primero es eliminar toda posibilidad de hacerla pasar por estas escaleras.
    Poco a poco con comida, juego o lo que más le guste, hacer aproximaciones y reforzar cualquier tipo de acercamiento.
    Cuando su estado emocional sea adecuado, no muestre ni siquiera duda en acercarse, comenzaría a pedirle que la toque, ya sea con una pata u otra parte de su cuerpo, siempre con mucho refuerzo.
    Siempre fijándonos en su estado emocional, aumentaría la dificultad hasta que pueda poner las cuatro patas, y poco a poco ir ganando espacio.
    No va a ser cuestión de un rato.
    Por supuesto empezaría por una escalera metálica sencilla de un par de escalones, y nunca por una mecánica.
    Incido en la ayuda profesional para no crear más trauma ni ampliar sus reticencias.
    Un saludo.

  • Ivan e Imma - 17 de enero de 2021 reply

    Hola, hace unas tres semanas adoptemos un galgo de unos 5 años de edad. No sabemos gran cosa de su historia, más que viene de cazador que la dejó en una perrera… No tiene problema con la gente, pasea super bien, y empieza a pedir mimos. Pero tenemos un gran problema, y es que no sabe quedar-se solo en casa cuando vamos a trabajar por ejemplo.. hemos grabado como actua en una salida de 10 minutos y llora, aúlla, arrasca la puerta de salida, incluso hace sus necesidades dentro de casa. Todo esto solo lo hace cuando se queda solo. Si por ejemplo estamos en la cocina, y el en el comedor, aunque esten las puertas cerradas no tiene ningún problema porque sabe que estamos en casa.. estamos un poco agobiados porque nos esta afectando cada vez mas a nosotros y a nuestro trabajo. Como podemos empezar a solucionar el problema?Muchas gracias.

    Miriam Sainz - 27 de enero de 2021 reply

    Buenos días Iván e Inma.

    Lo primero que tenéis que hacer es poneros en manos profesionales que puedan llevar vuestro caso. Como sabéis, nosotraspodemos ayudaros de manera presencial en Madrid y online, y en cualquier caso somos muchos los profesionales que trabajamos la ansiedad por separación.

    Tenéis que manejar muy bien los tiempos para que no tenga la necesidad de sentir esa ansiedad y le lleva a aullar o rascar la puerta. El proceso suele ser más o menos largo y tenéis que calcular muy bien los tiempos para no dar pasos hacia atrás.

    Lamentablemente no puedo ser mucho más específica sin ver el caso, pero si te diré que el tiempo óptimo de regreso es aquel en el que el perro no ha comenzado a inquietarse. A veces tenemos que trabajar con segundos o incluso únicamente cerrando y volviendo a abrir la puerta. También lo hacemos con nuestros comportamientos y objetos que anticipan la salida.

    No tardéis en buscar ayuda, pues en los casos de ansiedad por separación cada repetición de esa ansiedad va cabando un hoyo un poquito más hondo del que hay que salir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.