¡Ayuda! Mi perro tira de la correa durante el paseo

No comments

Cuando un cliente nos llama porque su perro tira de la correa, lo primero que se nos viene a la cabeza es «por qué tira de la correa».


Y lo cierto es que normalmente el problema no es exclusivamente ese, sino que lleva aparejado varios problemas de comportamiento que se muestran en un paseo incómodo y con un perro que no para de tirar hacia aquí o hacia allá.

Por eso, cuando el cliente ve la punta del iceberg, l@s profesionales debemos profundizar para ver el iceberg completo y comenzar a atajar el problema desde el inicio. En el artículo de hoy, damos algunos apuntes para comenzar a trabajar en un cambio.

Las terapias integrales son siempre necesarias para cualquier cambio de comportamiento que queramos realizar, pero son todavía incluso más importantes cuando este problema de comportamiento está oculto para el cliente y además afecta a su día a día.

Dificultad con el vínculo

Éste es quizá uno de los problemas más difíciles de afrontar por parte de un cliente. Decirle a una persona que su compi no tiene un buen vínculo con ella es algo complicado de afrontar y que requiere de mano izquierda. La buena noticia, sin embargo, es que la solución no es complicada y se pueden hacer un montón de cosas para conseguir tener un buen vínculo con un animal.

En este caso el perro tira porque la persona es simplemente algo que está al otro lado de la correa, algo a lo que no prestar atención, con lo que no compartir experiencias, de lo que no preocuparse.

La persona en realidad se convierte en un obstáculo para el disfrute del perro, para llegar a los lugares que quiere, o para conseguir sus fines.

Dificultad con el manejo de la correa

Si enseñamos a un perro que cada vez que hace algo que no queremos o va hacia algún sitio que no deseamos, recibe un tirón de correa, asumirá que el paseo es simplemente eso. El paseo se convertirá, nunca mejor dicho, en un «tira y afloja» por las dos partes: la tuya y la suya.

Igualmente podemos llevar una correa lo suficientemente corta como para que, ante cualquier mínima iniciativa de nuestro compi, quede tensa. Algo que también nos ocurre con las correas extensibles, con las que la información que damos al perro es que esa tensión es la «normal» por lo que nada hace pensar que no vaya a «buscarla».

Dificultad para mantener la atención

Es posible que tu perrete tenga una sobreestimulación. Tantas cosas interesantes a su alrededor, obligan a estar cambiando su foco atencional continuamente a casi cualquier cosa que se le presente en su campo de visión.

Vas a necesitar ejercicios de concentración y atención en su día a día, y ambientes mucho menos estimulantes para conseguir una buena base en tu paseo, que poco a poco puedas trasladar a otros entornos.

Dificultad por falta de estimulación

A veces nos encontramos con perros que tiran porque  muerden la correa según paseamos. Esto pude ocurrir por muchos motivos, pero me centro ahora en el juego que puede querer tener, porque quizá tenga pocos estímulos – o no tan divertidos – alrededor en el paseo. Lo vemos mucho con cachorros o perros jóvenes, que ante la ausencia de juego y la imposibilidad de llegar a lugares más divertidos por la limitación de la distancia de la correa, toman ésta como su juguete favorito mientras damos una vuelta.

Dificultad con la gestión del estrés

Un perro con mucho estrés en su vida refleja habitualmente muy bien en un paseo que algo está pasando. Los perretes que no descansan las horas que deberían en casa se muestran alerta, irascibles, sobresaltados por cualquier cosa… y eso incluye un comportamiento tenso de manera continua, que también ocurre durante el paseo. A veces en estos casos ni siquiera cosiste en que tire, sino en un tipo de paseo entrecortado, donde el perro no es capaz de disfrutar de los olores o los nuevos lugares.

Y es que todo comportamiento exagerado, conlleva estrés.

Dificultad con la gestión emocional

Hay una parte muy importante en cualquier ámbito de la vida de un perro, que pasa por estabilizar sus emociones y fortalecer las que son más positivas. Tener un perro optimista, valiente y confiado, es un buen seguro para que el miedo, la inseguridad o la frustración no aparezcan de forma repetida.

Cuando un perro tiene miedo, también tirará de la correa para salvar los obstáculos, sean físicos o mentales, durante un paseo. Y creo que es profundamente doloroso ver a un perro muerto de miedo intentando zafarse de esa correa que le obliga a caminar hacia lugares donde no está preparado para llegar.

Por estos motivos, cuando nos disponemos a trabajar que el perro no tire de la correa, no bajamos únicamente con los clientes para tener un buen manejo, que por supuesto es necesario, sino que tenemos que ver más allá y modificar cosas alrededor en su día a día, que con bastante seguridad serán las importantes.

Cambiando por dentro al perrete, cambiaremos lo que muestra fuera.



Miriam Sainz¡Ayuda! Mi perro tira de la correa durante el paseo

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.