Ansiedad por la comida

48 comments

Perros glotones por todas partes, gorditos, obesos, desesperados por comer, a cualquier hora o lugar… ¡cualquier cosa! Y es que nuestros perros, en su mayoría, son de buen comer y encuentran cualquier oportunidad para lanzarse sin rubor o pensar en su estrategia cuando nadie los mira para poder atiborrarse sin remordimiento… También hay perretes que no tienen gran apetito, no al menos de lo que nosotros queremos que coman… pero eso para las personas que tienen un compi peludo que no puede pensar en otra cosa más que en comer, les parece ciencia ficción.

Voy a comentar algunas de las cosa que frecuentemente aconsejo a las personas que tienen estos problemas con sus perros, pues son muy sencillas y muy fáciles de llevar a cabo, y sin embargo los resultados son rápidos y duraderos.

Lo que SI puedes hacer

  • Lo primero es revisar la rutina de comida del peludo. ¿Cuántas veces al día tiene la posibilidad de comer? Si es únicamente una vez, es muy normal que el momento de la comida cobre muchísima importancia en su día a día. Además, estará hambriento. Cuanta más hambre tenga más necesidad de saciarse lo antes posible. Seguramente lleve varias horas con la molestia en el estómago que le recuerda que la comida aún no está disponible para él… a pesar de que probablemente vea a otras personas comer.
    Dos veces al día pueden ser también muchas horas sin llevarse nada al estómago para un perro con ansiedad por comer. Si tienes la posibilidad, distribuye su ración diaria en 4 ó 5 tomas al día.
  • Establece una rutina con los horarios de las comidas. Comer siempre a las mismas horas le permitirá predecir y asimilar mejor los momentos de espera. No dejes que sea el perro el que te avise de que su momento de comer ha llegado, ¡anticípate! Si normalmente come a las 20:30 h., justo después del paseo largo de la tarde, y un día regresas a casa media hora antes, no esperes 30 minutos para ponerle su plato de comida, ¡pónselo según llegáis! y que no se impaciente pensando si esta vez te habrás olvidado de él… Recuerda que los perros no llevan reloj pero sí saben que habitualmente estará su comida cuando lleguen del paseo.
  • Prueba a esparcir la comida por el suelo. Si no te gusta la idea, puedes hacerlo encima de un hule o incluso en el colchón del perro. Estoy pensando por supuesto en comida seca como el pienso o el hígado seco, pues con comida húmeda la tarea de limpieza, multiplicada por 4 ó 5 veces al día, sería árdua. Esparciendo la comida obligamos al perro a que pase más tiempo comiendo y no tenga la opción de meter el hocico entero en el cuenco de comida llevándose una gran cantidad de alimento, que debido a su ansiedad tragará sin masticar. Quizá al principio el perro esté desorientado con nuestra forma de darle la comida y quiera darse toda la prisa del mundo, pero pronto aprenderá que la comida no debe terminarse en 30 segundos, comenzará a masticar y comerá de forma más pausada, y mucho más sana, por cierto. Las alfombras de olfato, como el vídeo de arriba, son también una fantástica opción.

Ansiedad por la comida - esparcir comida

  • A medio camino entre darle la comida en su cuenco habitual y esparcírselo por la habitación tenemos la opción de usar los platos especiales para este tipo de problemas (comederos anti-voracidad), que constan de varios salientes en el interior del plato para que el perro tenga que andar rebuscando la comida alrededor y no pueda atrapar grandes cantidades de pienso de un solo bocado. Tiene la misma funcionalidad: aumentar el tiempo de ingestión, con lo que mejoramos la digestión obligando a masticar al perro, lo que además cuida sus dientes. Pueden hacerse caseros también, metiendo por ejemplo un par de pelotas dentro del plato, de conos o de cualquier juguete u objeto que el perro deba mover para conseguir su apreciado tesoro.
  • Otra buena opción es dar de comer al perro en nuestra mano. De esta forma estamos controlando también la cantidad de ingesta por bocado, estamos creando vínculo con nuestro peludo y además podemos aprovechar para trabajar algunos ejercicios básicos con los que poder premiar a nuestro compañero canino cada vez que lo haga bien. Es importante que en este punto los ejercicios sean muy facilitos y ya los tengamos avanzados, pues no queremos provocarle frustración que pueda asociar precisamente con la comida o la hora de comer. Cuanto más sencillo sea y mejor lo haga, más posibilidades tendremos de reforzarle y de que nuestro perro disfrute con su hora del almuerzo.

Premio en la mano

Lo que NO debes hacer

  • Olvídate de quitarle el plato de comida a tu antojo mientras el perro está comiendo. Si ves que come muy rápido, ¡lee los puntos de arriba! pero en ningún caso le quites la comida una vez que se la has dado. Si haces esto, el perro tendrá la necesidad de comer lo más rápido posible porque no sabe en qué momento va a dejar de tener acceso a su alimento. Si quieres trabajar poder estar al lado de tu perro sin que te gruña y por eso lo haces, prueba a que coma de tu mano, y si lo que quieres es que trabaje algún ejercicio para poder comer, hazlo antes o durante, según decía arriba, pero nunca le des la opción de comer y se la quites una o varias veces porque lo único que harás será crearle inseguridad y reforzar su ansiedad.
  • No le hagas pensar que su turno de comida peligra. Si tienes más perros u otros animales en casa, busca un lugar tranquilo solo para él, donde tenga la seguridad de que nadie va a ir a comerse lo que es suyo. Además de evitar posibles peleas, fomentarás que de nuevo se tome su tiempo para comer y no se avalance por el “ahora o nunca”.
  • No le castigues por comer… ¡ni siquiera por zamparse esa hamburguesa que con tantas ganas te habías preparado para ti! Es mucho más sensato y más amable que evites enfrentarle a una situación que no puedes controlar, al menos de momento (¡ya habrá tiempo para trabajarlo!). Si no quieres que coma tu comida, no le des acceso a ella. Así de simple, así de fácil 😉

¿Has probado alguna o todas estas cosas y aún así no te funciona? ¡Cuéntamelo y vemos la forma de hacerlo!

Perro comiéndose la comida de una niña

Miriam SainzAnsiedad por la comida

Artículos relacionados

48 comments

Join the conversation
  • Fran - 17 de febrero de 2016 reply

    Hola tengo un perro d agua d un año y cinco meses desde chico no come sino engulle tiene el comedero especial desde chico y ya la cojio el truco si le esparzo x el suelo el pienso se vuelve loko y come mas lijero si se lo doi con la mano se los traga sin masticar se come lo q aya en la encimera coje el bote d los picos esta en su paseo siempre buscando comida come todo lo aya por el suelo asta q no termine envenenado por un lomo no parara lo único q me queda probar es darle d comer 4o5veces al día aver si cambia le daba 3veceS ahora 2 pero ya no se q a ser cm su glotonería se come100gramos d pienso en 15 segundos ni mastica y con el comedero especial ya no se q aser

    Miriam Sainz Sánchez - 19 de febrero de 2016 reply

    Hola Fran.

    Dale tiempo a las cosas… Dar de comer en la mano y esparcir la comida por el suelo, le ayuda a aprender que puede ir poco a poco con la comida y que va a continuar teniendo toda la cantidad, además de darle a su organismo la posibilidad de digerirlo mejor…
    Esparce la comida por el suelo de la forma más amplia posible. No esperes que las cosas cambien en dos tomas… ¡tendrá que ir poco a poco! Es habitual que al principio se ponga algo nervioso con la nueva fórmula… pero aguanta un poco y verás cómo poco a poco comienza a masticar alguna bolita…
    ¡Cuéntame qué tal con varias tomas al día!

  • César - 13 de junio de 2016 reply

    Hola

    Tengo tres perros en casa, dos galgos y un pitbull. La pitbull siempre ha sido muy ansiosa con la comida, pero desde hace un mes más o menos, mi chica y yo hemos cambiado la rutina en casa a la hora de levantarse y desde entonces la pitbull, a las 7 de la mañana clavadas, se pone a llorar con el único fin de que le demos el desayuno. Entendería que si les diésemos de comer una vez al día, estaría muerta de hambre, pero no es el caso porque desayunan y cenan. ¿Cómo podemos hacer para que no se estrese tanto por la comida?

    Gracias

    Miriam Sainz Sánchez - 18 de junio de 2016 reply

    Hola César y gracias por tu comentario.
    El cambio de rutinas en los perros suele dar más de un quebradero de cabeza a todos… Puedes intentar cambiar su rutina del todo y sacarla antes del desayuno, por ejemplo, además de por supuesto seguir los consejos que doy en este artículo. Aumentar el número de tomas al día (manteniendo la cantidad necesaria, no aumentándola) debería ayudar, así como darle de comer a última hora de la noche (una de ellas).
    No sé si las 7h era su horario habitual o ha empezado a cogerlo ahora por ser el nuevo… En cualquier caso, si no tiene necesidad de comer será mucho más sencillo que si comienza a sentir hambre justo antes de desayunar.
    ¿Habéis probado algo de lo que comento más arriba?¿Algún cambio?

  • Jorge - 27 de junio de 2016 reply

    Hola Miriam.
    Tengo una perrita de tres años y es muy ansiosa con la comida, pero no con su pienso ( que se lo come bien pero sin ansia) es en el parque cuando la suelto esta atenta a buscar comida y a que la gente que lleva premios le de… añgun consejo para evitarlo o por lo menos para que no sea tan ansiosa? Muchas gracias!!

    Miriam Sainz Sánchez - 6 de julio de 2016 reply

    Hola Jorge, gracias por tu mensaje.
    En multitud de ocasiones encontramos que la comida diferente al pienso resulta mucho más apetitosa para los perros… hay mucha más variedad, posiblemente es más palatable y además huele mejor (o al menos, diferente…).
    Como también comentaba a Ximena, prueba a hacer control por la comida con ella. En este caso no te va a servir mucho hacerlo con su pienso, pero puedes probar diferentes situaciones CONTROLADAS, como acercarte a un cubo de basura y mantener la distancia adecuada para que llegue a comer nada, premiándola cuando ella se gire hacia ti en vez de intentar coger la comida.
    En el parque… ¡pide por favor que no le den de comer! Por muchas razones, pero sobretodo que es lo que a ti más te preocupa en este momento, porque se parará el tiempo pidiendo, y si lo consigue, ¿por qué debería dejar de pedirlo?
    Busca alternativas a ese comportamiento, como por ejemplo jugar con ella.
    También puedes aprovechar para enseñarle algunos ejercicios en la calle, de tal forma que coma siempre de lo que tú le das, y además construyes ejercicios que seguro te servirán para vuestra vida diaria.
    Coméntanos qué avances haces 🙂

  • Ximena - 1 de julio de 2016 reply

    Hola, tengo una perrita Schnauzer de 2 años, y creo que tiene ansiedad, siempre come en la mañana luego cuando estamos comiendo ella se la pasa comiendo cosas que se caen, y después se come sus croquetas, y también cuando cenamos, y luego cuando dejamos la puerta abierta va y se come las croquetas de mi gato, pero siempre siempre que entramos a la cocina ella va corriendo a ver que se cae, y luego por estar comiendo cosas del suelo se enferma y vomita mucho y no se que pueda hacer como para que se le quite la ansiedad.

    Miriam Sainz Sánchez - 6 de julio de 2016 reply

    Hola Ximena, muchas gracias por tu comentario.
    Que la perrilla sea una tragona no significa necesariamente que tenga ansiedad. Lo que sí significa seguro es que ¡¡le gusta comer!! 😉
    Hay formas de trabajar el control por la comida para que pueda encontrarse comida por ahí y autocontrolarse para no comerla.
    Asegúrate de que está en su peso y comiendo las cantidades adecuadas a su edad y tamaño, haz una visita a tu veterinario de confianza y si está todo en orden, puedes comenzar a hacer ejercicios de control por la comida.
    Uno que seguramente conozcas es que la perra se espere a comer de su plato sentada, y no vaya hasta que tú se lo indiques.
    Del mismo modo puedes ponerle comida delante y que espere hasta que pueda comer de tu mano.
    O tener la comida del gato a la vista y a una distancia suficientemente alejada como para que pueda esperar y que tú le refuerces con comida por no ir a comerse la del gato…
    ¡¡Sólo tienes que echarle imaginación!!
    Y si tienes problemas, recuerda llamar a un entrenador de confianza y que utilice una forma de trabajo amable y ética para poder indicarte cómo se hace.
    ¡Ya nos vas contando!

  • Carlos - 4 de noviembre de 2016 reply

    Hola aver mi cachorro es un pastor belga y tiene ansiedad tambien te acercas a el y se pone muy loko gruñendo y mordiendo cuando come y queria saber como solucionar eso antes que nos muerda

    Miriam Sainz Sánchez - 22 de noviembre de 2016 reply

    Hola Carlos.
    Intenta poner en práctica los consejos que te pongo más arriba.
    Faltaría mucha información para poder darte un diagnóstico, incompleto en cualquier caso sin ver al perro y sus comportamientos.
    Sí estáis teniendo problemas del tipo que comentas, es imprescindible que te pongas en contacto con un profesional que pueda ayudaros. Escríbeme un correo para poder recomendarte alguno por tu zona.
    Un saludo.

  • Alberto - 13 de noviembre de 2016 reply

    Hola Miriam! Tengo un Beagle de 4 meses y medio y ya va para 3 que vive conmigo. Desde el primer día es un ansia y devora el cuenco en cuestión de segundos. Si le pongo la mano en el cuenco ni muerde ni gruñe, sólo intenta escabullirse para seguir comiendo. Al principio le daba tres tomas y pensé que si le daba dos que le saciaran más le iría mejor, ya veo que me equivoqué de lleno 🙁 Cuando lo saco tengo que ir con mil ojos porque intenta comerse lo que sea. Lleva un par de días que ha vomitado (debe ser bilis, color amarillo intenso) supongo que de ingerir cualquier cosilla de la calle que no le ha sentado bien. Me ha dado por buscar y me he encontrado con tu entrada. A partir de mañana voy a poner en práctica tus consejos, para intentar cambiar los hábitos del perrete 🙂 Mil gracias por tu artículo y en un mes te cuento el progreso que seguro que irá a mejor 🙂

    Miriam Sainz Sánchez - 22 de noviembre de 2016 reply

    Estupendo Alberto, no dejes de contarnos cómo vais y qué cosas te han ayudado más con tu cachorro.
    Un abrazo.

  • Monica - 7 de diciembre de 2016 reply

    Hola tengo 3 perros el último recién adoptado cruce de golden con collie, tiene mucha ansiedad por la comida , se me tira hasta volcarme el cuenco, se come lo de los otros perros y si la separo para darla de comer después de los mayores más tranquilamente empieza a correr por la casa ladrando y llorando, he probado a tirarla la comida al suelo tb, gracias

    Miriam Sainz Sánchez - 17 de diciembre de 2016 reply

    Hola Mónica, ¡no desesperes!
    Continúa echando la comida por el suelo, ponle la ración en juguetes cognitivos (con los que tendrá que pensar, además de gastar más tiempo para cada bolita), prueba a ponerle de comer cada poco tiempo distribuyendo cada ración en varias tomas (quizá cada dos o tres horas durante una temporada)… y no te preocupes porque si eres constante, poco a poco irá viendo que la comida llega. Evita que coman los otros perros cerca, y dales a todos tiempo suficiente para que terminen antes de volver a juntarlos.
    Los perros recién adoptados suelen mostrar estos comportamientos por ansiedad, estrés, o como comportamiento aprendido al haberse quedado sin comer más de una vez porque algún otro perro se lo ha comido antes.
    Suerte y cuéntame qué tal lo va asimilando.

  • patricia - 28 de enero de 2017 reply

    tengo un bodeguero de un año kes bastante ansioso y tengo un cuenco especial, a veces le esparzo la comida x el suelo a modo de juego….pero el problema viene ahora, tengo otro bodeguero de 2 meses k se lanza a x la comida como si fuera el fin de los dias, e intentado todo lo que señalais arriba. siempre doy de comer al mayor primero pero la obsesion con el pequeño es bastante mas fuerte, me da miedo que pueda acarrearle problemas graves de estomago

    Miriam Sainz Sánchez - 2 de febrero de 2017 reply

    Hola Patricia y gracias por tu comentario.

    Te diría que tuvieras algo de paciencia y mantuvieras las indicaciones que comento en el artículo.

    No des de comer primero a uno de los perro s y luego al otro, pues al pequeño le generará más ansiedad ver que la comida está lista… pero aún no para él. Intenta ponerlos en lugares separados y darles de comer a vez.
    ¿Cuántas veces das de comer al cachorro al día?

  • Blanca - 21 de febrero de 2017 reply

    Hola Miriam. Tengo una bodeguero de 5 años. Es una perra muy muy nerviosa, hasta tal punto que tuvimos que quitarle los juguetes en casa porque estaba todo el día de los nervios. Es lo mejor que hicimos la verdad. El caso es que tiene una obsesión excesiva con la comida. No solo con su comida que debe tardar 15 segundos en comérsela (a pesar de tener un comedero especial), si no con todo en general. Es una ladrona de comida. Abre mochilas con comida dentro y se la come: un día sacó de una mochila una caja de 30 bombones y se los comió todos y hoy mismo a vuelto a abrir otra mochila y se ha comido 5 aguacates que había dentro. En cuanto puede se mete en el saco de pienso, lo vuelca y come hasta que la pillamos y en cuanto nos despistamos se come todo lo que puede de la basura o comida que tengamos encima de la mesa. Tengo otras dos perras. No se muy bien por dónde empezar con ella pero supongo que lo primero que debo hacer es separarlas para comer y darle tres veces en vez de dos (desayunan y cenan). Hace ejercicio regularmente y espera sentada hasta que yo le digo que puede comer (lo hago con las tres). Pero por lo demás no se qué hacer para quitarle esa obsesión que tiene por la comida. Muchas gracias de antemano. Un saludo

    Miriam Sainz Sánchez - 22 de febrero de 2017 reply

    Hola Blanca, gracias por tu comentario.
    Separarlas y ampliar el número de todas es un buen comienzo.
    Prueba a esparcir la comida por el suelo o darle sus tomas en juguetes cognitivos donde le cueste sacarlo, Es importante que las otras perras no estén cerca, y se pueda tomar el tiempo necesario para sacarlo y comer sin que nadie moleste o esté pendiente de su se come.
    Hay muchos niveles de ejercicios de control por la comida. Ya has comenzado con el más sencillo que es que espere para comer de su plato, pero no tener ningún autocontrol se ha visto reforzado cada vez que ha conseguido comer, abriendo mochilas, asaltando el saco del pienso o abalanzándose sobre la mesa.
    Ahora te toca enseñarle que le merece mucho más la pena quedarse esperando que ir a buscarlo, y tendrás que reforzar eso con lo que vale, que en este caso es la comida. Pero… ¡jamás debería volver a conseguir la comida!
    Evita que esté a su alcance y comienza a trabajar que si no busca, el refuerzo aparece.
    Tendrás que ser muy constante y estar continuamente pendiente de este comportamiento, para no dejar pasar ni una vez que se haya controlado sin haber recibido su recompensa.
    Estos son los primeros pasos. Cuando lo vayas teniendo controlado, podamos a las siguientes etapas 🙂

  • Rosy Wong - 27 de marzo de 2017 reply

    Hola, tengo una beagle de 7 años que padece de diabetes canina, se le da de comer las 5 porciones que nos indicó el veterinario a diferentes horas del día, el problemas es que siempre ha sido muy ansiosa con la comida en especial con la de humanos, es una desesperacion de ella por comer comida, nos ha roto las bolsas de basura, a los repartidores les salta para quitarles la comida, se pone agresiva porque le negamos esa comida, siempre se le ha dado pura croqueta y seguimos la recomendación de cambiarle de marca cada vez que se acabe el saco para no aburrirla con el sabor. Hemos visto que algunos vecinos venían y le aventaban comida y ya hablamos con ellos para que no lo hagan. Pero sigue tratando de tirarnos todo y coger nuestra comida. Sus croquetas las come bien, pensábamos que estaban muy duras pero el veterinario dice que está bien y no tiene ningún problema.

    Miriam Sainz - 2 de abril de 2017 reply

    Hola Rosy, gracias por tu correo.

    Deberíais comenzar a trabajar con ella en este sentido, pero puesto que vuestro problema es completo porque además tu perrilla tiene diabetes, os recomiendo que lo hagáis con un/a educador/a profesional.

    El primer paso es evitar que sea capaz de comer algo diferente a su pienso (previniendo a los vecinos como habéis hecho, quitando de su alzance el cubo de basura, atándola con correa o dejándola en una habitación cuando vienen repartidores, etc.). Esto es importante para que ese comportamiento se vea reforzado. A partir de ahi, tendréis que hacer un trabajo importante de control por la comida, que además lo acompañaría de respuesta clara a las señales y autocontrol para que le resulte más sencillo.

    Un saludo.

  • Ana Belén - 1 de abril de 2017 reply

    Hola Miriam, yo también tengo una perrita que es mezcla de bodeguero y tiene mucha ansiedad por la comida. En cuanto que se acerca la hora de comer ya empieza a pedirme (me da con la pata, se me tumba encima, llora…). Siempre que le pongo de comer (en su comedero especial para ansiedad), espera sentada a que le de la orden y yo me quito de enmedio para que coma tranquila. Pero engulle rápidamente la comida, no se para a masticar. Además, últimamente si tardo algo más en darle de comer se pone a temblar y no para y también llora. Cuando se pone así la verdad es que no se qué hacer. Suelo esperar a ver si para para darle de comer cuando esté más tranquila, pero cuando se le pasa (tarda bastante) en cuanto que me ve hacer algún movimiento o levantarme ya empieza otra vez a pedirme y a llorar. Aparte de esto también gruñe si paso cerca o intento tocarla. Pero por ahora lo que más me preocupa son los nervios de antes de la comida. ¿Me podrías aconsejar como debería actuar cuando se pone así? Gracias.

    Miriam Sainz - 3 de abril de 2017 reply

    Hola Ana Belén.
    A veces nos centramos demasiado en la causa-efecto (tú tiemblas o te pones nerviosa = no te doy de comer hasta que te relajes), pero lo cierto es que hay mucho más que el conductismo puro y duro. Estamos hablando de emociones, que son más complejas. Esperar a que tu perrilla deje de temblar en este caso, no está haciendo que se relaje, y la prueba la tienes en su comportamiento cuando pones de nuevo la comida. Estás alargando su ansiedad, de hecho.
    No es fácil de trabajar porque nos movemos en una línea muy fina, pero tu perrilla necesita saber que no debe tener problema con la comida, que va a comer.
    Prueba a darle de comer ANTES de su hora. ¿Cuántas veces la das de comer al día? En un caso como el tuyo to intentaría que fueran 5 ó 6 veces al día… que no tenga que esperar la comida, que se la encuentre sin sufrir esa ansiedad.
    Intenta también que no te vea prepararla. Si puedes tenerla preparada con anterioridad y lo único que tienes que hacer es coger el plato y dárselo, ¡mucho mejor!
    Y… ¡esparce la comida o métela en algún juguete destinado a este fin! Eso hará que le lleve más tiempo conseguirla (además de trabajar olfato, atención y darle entretenimiento), que comience a masticar (con tiempo) y que además de en comer esté centrada en otras cosas en ese proceso.
    Prueba estas cosas y me vas contando qué tal.
    Un saludo.

    Nailu - 10 de abril de 2017 reply

    No soy experta, pero lo que yo haría en tu caso sería cambiar la actividad con ella en cuanto empiece a temblar y a llorar, distraerla con algo mas, mostrarle y jugar con ella un momento con su juguete favorito, o distraerla de pensar en comida, una vez que la veas distraída ahí si darle de comer haciendo que espere la orden, pero siempre antes de la comida distraerla con actividad que no sea de comida, para que se disperse y coma con tranquilidad. Ella sabe que en cuanto te levantas después de llorar vas a darle comida, así que levantarte para hacer algo mas le hará poco a poco desacostumbrarse a esa idea.
    Entre comidas, lo del juguete con comida me parece muy buena idea, yo para mi cachorro también conseguiré uno.

  • Georgina - 8 de mayo de 2017 reply

    Holaaa
    Tengo un american Stanford hembra , tiene un año , hace un mes viví una situación con ella que jamás pensé que podría pasar y fue el peor momento de mi vida , ella y su hermana se enzarzaron en una pelea en la que yo por meter la mano y querer separarlas salí perjudicada , la relación entre ellas cambió ,hasta entonces vivíamos juntas las 3 y mi pareja , a día de hoy nos emos separado y cada uno tenemos una perra , la cosa es que yo e ido cogiendo miedo a mi perra por situaciones que e ido viviendo con ella , por ejemplo con la comida , tiene una fijación por la comida que es capaz de atacar si hay o está con otro perro , pero no solo con su comida si no con la nuestra también , por ejemplo estar comiendo en la mesa y ella estar ahí cerca y si se acerca otro perro primero lo marca pero llega a un punto que ataca , tampoco acepta que otros perros vengan a casa , los marca y me da miedo que les pueda hacer daño , como ya e visto lo que es capaz de hacer cuando me encuentro en la situación de que hay pelea no se que hacer me bloqueo y me pongo nerviosa , estoy un poco desesperada la verdad porque es una raza importante y no quiero que sea así quiero ir tranquila con ella

    Miriam Sainz - 11 de mayo de 2017 reply

    Hola Georgina.
    El caso tuyo y de tu perra tiene que ser abordado directamente por un educador canino con conocimientos sólidos para poder trabajarlo.
    No creo que se trate tanto de un problema de ansiedad por la comida tal como lo comento en este artículo, si no más de protección de recursos y probablemente otros problemas que hay que solucionar cuánto antes.

  • maria - 27 de junio de 2017 reply

    hola
    tengo una perrita cocker de 9 meses creo que es muy ansiosa. En todo momento huele el piso tratando de encontrar algo de comida, a veces la saco a la calle y es peor, hace sus necesidades rápido para seguir su olfato. Hace poco estuvo enferma por algo que comió hasta que vomito un pedasito de tela….
    ya no se como controlarle esa ansiedad….pliss ayuda!!

    Miriam Sainz - 28 de junio de 2017 reply

    Hola María, ¿has probado alguna de las cosas que se dicen en este artículo?¿Cuál ha sido el resultado?
    ¿Cuántas veces come al día? ¡Cuéntame un poquito más! 🙂

  • Inner - 13 de julio de 2017 reply

    Hola buenas noches
    Tengo dos perritas mezcla de bichon, son hermanitas de 4 meses. Las adoptamos hace mes y medio. Desde el primer día me llamó la atención su desesperación por la comida. Comen en cuestión de segundos el alimento, sea el pienso o croquetas, como también la comida que les preparo. Terminan sus platos y corren al de la otra. Ahora las separo en diferentes ambientes, en cuanto terminan y las libero, corren al plato de la otra “desesperadas”, luego corren al patio y buscan agarrar lo que sea. A un principio las vi comer pasto o yerva y no me pareció tan raro porque he visto comer pasto a mis otros perritos, pero de repente comenzaron a escarbar, comer tierra, y lo peor, el poopo de gatos, lo buscan hasta que lo encuentran, por supuesto que lo quito, limpio todo el tiempo, pero tu sabes, los gatitos ocultan sus heces y a veces no se ven y pues las cachorras lo encuentran, me han hecho perder el control. Una de ellas entiende más, la otra es super distraída, no pone atención, hace pipi dónde siente ganas, no controla, la otra avisa y pide que le abramos la puerta para salir al patio. Temo que se enfermen por estar comiendo tanta basura.
    Lo que estoy haciendo ya hace semanas es darles a una hr del día, el alimento de mi mano, una croqueta, se sientan frente a mí, nombro a una, me mira a los ojos, hago un clic con ka lengua y le doy la croqueta, luego la otra, que es la distraída, ella no me ve a los ojos, pero si se sienta y espera la croqueta, el ejercicio me lleva más de media hr., en ese momento están tranquilas, pero no tanto….
    Que consejo más puedes darme?
    En verdad las adoptamos con tanto amor, son tan lindas, pero me están volviendo loca. De mejorar en obediencia, han mejorado en un pequeño porcentaje, pero si hay avances. En cuanto a la comida, no. Ayúdame porfa, quiero tener lo mejor con mis mellizas

    Miriam Sainz - 15 de julio de 2017 reply

    Hola Inner, gracias por tu comentario.

    Lo primero que te diría es que está fenomenal que las hayas separado, pero no las liberaría hasta haber retirado sus dos platos del suelo, de tal forma que cuando las liberes, por mucho que vayan en busca del plato de su hermanita, no conseguirán chuparlo (la sensación de que están sacando “algo” es similar a si lo hicieran realmente). De esta manera comenzarán a darse cuenta de que su comida es la que es, y por muy rápido que coman no van a conseguir más.
    Igualmente dejaría un par de semanas (no conozco a las perras, te hablo de tiempos muy generales) sin que pudieran salir al patio nada más comer, y lo cambiaría por hacer un poquito de relajación con ellas en sus camitas, por ejemplo. Todo enfocado a que después de comer, haya tranquilidad, no altos niveles de excitación.
    Es bastante habitual que las heces de los gatos les encanten, pues son mucho más grasientas por el tipo de comida que les damos, y eso les gusta.
    Intenta dividir su comida en 4ó5 veces al día, y haz siempre el mismo ritual.
    Como siempre en estos casos donde además hay varias cosas involucradas para cambiar en su día a día, te aconsejo contactar con alguien profesional en tu zona, que trabaje con respeto y de manera colaborativa con el perro.
    ¡Un saludo!

  • francisco - 19 de octubre de 2017 reply

    hola
    tengo un hovejero aleman y cuando come, come muy rapido y esta muy desesperado por comer

  • francisco - 19 de octubre de 2017 reply

    cada vez que es su horario de comida se desespera, corre, salta y come muy muy rapido. tambien hay veces que se atora ya que come muy rapido

    Miriam Sainz - 26 de octubre de 2017 reply

    ¿Has probado algunas de las cosas que propongo en el artículo? ¿Has notado algún cambio?

  • Gabi - 20 de febrero de 2018 reply

    Buenas. mi bichona va a hacer dos años y aprovecha todas las salidas para buscar cualquier resto de alimento, hace sus necesidades por supuesto, pero en cuanto la suelto (que incluso me engaña haciéndome creer que quiere jugar con sus amigos y al segundo de soltarle de la correa) se pira del grupo a las zonas donde previamente ha encontrado comida, hasta los chicles se intenta comer. la ratona que tiene 1 año está aprendiendo este hábito y el bozal ya no funciona, se las apaña para quitárselo. cómo puedo hacer para corregir esta conducta? trato de vigilar cada centímetro de asfalto por el que vamos pero sobre todo al ppio de cada paseo va ansiosa tirando a cada rato (me detengo y hasta que no se posiciona a mi lado no continuamos, pero llevamos así meses, tb corrigiéndole con toques a cuello y tironcito de correa cada vez que intenta coger algo o incluso sacándoselo de la boca si aún no se lo ha tragado). está esterilizada y come 1 vez al día, 19 o 20h, voy a racionarle de primeras en varias tomas como hago yo, creía que con 1 vez suficiente y que no sentían dolor de hambre… ingenua de mi. Gracias

    Miriam Sainz - 28 de marzo de 2018 reply

    Hola Gabi, gracias por escribirnos.

    Estás intentando corregir los errores en vez de anticiparte o trabajar que la perra no coja la comida precisamente. Enseñarle con refuerzos que su inhibición del primer impulso hacia la comidale lleva a una solución mejor, es el principio para corregir estas conductas. No esperes a que vaya a por ello para decirle que está mal o para quitaŕselo de la boca (¡comenzará a tragarlo de inmediato para que no se lo quites!).
    Prueba con comida que puedas controlar, para ir poco a poco trabajándolo con posible lugares no controlados.
    Los animales sienten hambre, frío, sueño igual que lo sentimos nosotros. Darle varias tomas al día es una gran decisión.
    MAnténnos informados de los avances con la peluda 😉

  • Asun - 31 de octubre de 2018 reply

    Tengo un beagle de tres meses y está muy ansioso por la comida devora en un segundo su cuenco no podemos comer sin que este pegada y comiendo si se nos cae algo.Llega hasta el límite de hacer fuerza para hacer caca y comérsela si no estamos atentos,estoy un poco desesperada.Todo el día está husmeando y buscando comida hasta la tierra de las plantas que tengo le vale.Gracias

    Miriam Sainz - 7 de noviembre de 2018 reply

    Hola Asun, gracias por tu mensaje.
    Me da la sensación de que hay algo más detrás de esa ansiedad por la comida (y lo que no es comida).
    ¿Cuántas veces sale al día?¿Qué hacéis para jugar con ella?¿Cómo se lleva con otros perretes?
    Cuéntame y vamos valorando la situación para poder ayudaros.
    Un saludo.

  • cristina - 5 de noviembre de 2018 reply

    Hola tengo un perro cocker de 4 años , hasta hace 1 año estaba preocupada porque no le gustaba el pienso que le daba, probé toda clase de ellos y nada, tenia el pienso en su cuenco y lo comía cuando no tenia mas remedio, Encontre un pienso que le encanta humedo y ahora no hace nada mas que pedirme comida todo el dia, le doy casi el doble de lo que pone en las indicaciones pero sigue pidiendo. No ha engordado, no se si es que el pienso no le sacia o que le gusta demasiado, estaba pensando mezclarlo con otro, no se si sera buena idea. El pienso se llama Frolic.

    Miriam Sainz - 7 de noviembre de 2018 reply

    Hola Cristina, gracias por tu comentario.
    Lo primero es que tengas cuidado con el pienso y la alimentación que le das al perro. El pienso que comentas tiene una composición que poco tiene que ver con lo que un perro debe comer, o lo que comería naturalmente. Este tipo de piensos suele tener una capa sabrosa para que les guste a los perros, pero es poco interesante nutricionalmente hablando.
    ¿Has probado algunas de las opciones de juegos o formas para que a tu perro le baje la ansiedad? Intenta que utilice el olfato y la cabeza para conseguir la comida.
    Posiblemente tu perrete, por fin, ha encontrado algo que le gusta y no deja de pedírtelo porque sabe que se lo das. ¡Dale de comer 4 ó 5 veces al día pero no salgas de esa rutina!

  • Raul - 14 de enero de 2019 reply

    Hola mi perro de 3 años desde hace unos dias hace una cosa que me tiene preocupado. Le doy dos tomas siempte que volvemos del paseo pero ultimamente le pongo el bol de la comida y se tumba delante sin comersela y si me acerco me gruñe y tira a morderme ( no aprieta s3 ve que lo hace para avisarme) y no se como actuar si quitarle la comida pasado un rato si no se la come y hasta la proxima o dejarlo hasta que se la coma, que no se la come. No entiendo porque ha empezado a hacer eso y no se como actuar. Quiero aclarar que no me muetde fuerte no aprieta supongo sera para avisarme. Se tumba delante y no se la come y ahi pasa horas. Que hago?

    Miriam Sainz - 22 de enero de 2019 reply

    Buenos días Raúl, muchas gracias por tu comentario.

    ¿Hace este tipo de conductas con otras cosas como palos, pelotas, etc?
    ¿Has cambiado de tipo de comida?

    Lo primero que probaría sería darle la comida en la mano. Quizá si sabe hacer algo de adiestramiento como sentarse o dar la para, aprovecharía para pedírselo y reforzarle por ello.

    Intenta también hacer que la comida sea divertida, metiéndola dentro de juguetes cognitivos (de momento no muy complicados?) o escondiéndoselo para que tenga que buscarlo.

    Puedes aprovechar a darle en el paseo si va sin tirar, si se para en los pagos de cebra y cosas así.

    Es decir, rompe con el hecho de cómo le presenta la comida para que no entréis en bucle.

    Y por supuesto observaría bien a tu compi para ver si necesitas llevarle al veterinario porque tuviera alguna dolencia o enfermedad.

  • Carolina Acevedo - 9 de abril de 2019 reply

    Hola, buenas noches. Tengo una samoyedo de dos meses de edad ycuando estoy cocinando para mí o se da cuenta que le voy a Servientrega su comida empezar a chillar y ladrar, Se vuelve como loca y me desespera .yo le doy tres comida al día.Que puedo hacer para que se calme. Muchas gracias

    Miriam Sainz - 12 de abril de 2019 reply

    Hola Carolina, gracias por tu mensaje.

    ¿Le das comida siempre cuando cocinas para ti? ¿Cómo reaccionas tú a sus chillidos y ladridos?

    Hay varias cosas que se me ocurren, como por ejemplo, darle de comer siempre a unas horas y sólo a esas horas, darle de comer en un sitio únicamente, alejado de la cocina, armarte de paciencia y no atender a sus reclamos cuando esto ocurre (entiendo que tiene sus necesidades básicas cubiertas), entrar y salir de la cocina para hacer cosas de comida varias veces al día, cuando realmente no vas a comer, salir de la cocina cada vez que estés haciendo la comida y haga este comportamiento…

    Cuéntame cómo lo haces y vamos ajustando la estrategia 😉

  • Gustavo - 11 de abril de 2019 reply

    Hola Miriam,
    Tengo un Beagle de casi 7 meses y desde que está con nosotros desde los 3 meses, siempre ha tenido un ansia por la comida brutal. Le puedes poner todo el pienso del mundo que se lo comerá todo, porque tiene la capacidad de vomitarlo y seguir comiendo, algo exagerado.
    Le dábamos 3 tomas al día, ahora está con 2 tomas al día, pero casi puedo asegurar que esto no va a solucionar el problema.
    Lo que sí tenemos ya controlado, que le ponemos el comedero en el suelo y hasta que no le de la orden no puede ir a comer el pienso. Desde siempre, todos sus comederos son anti-voracidad.
    Este comportamiento se refleja igualmente cada vez que lo sacamos a la calle, y es lo que realmente me preocupa ahora mismo. Se come absolutamente todo; Piedras, Plástico, Popos(aunque las selecciona, no todas … da mucha grima esto), en resumen, todo lo que le quepa en la boca se lo mete sin sentido y siempre lo hace muy muy rápido para que no te de tiempo de corregirlo.
    Dicho esto, lo he hablado ya con Veterinarios y personas un poco puestas en este tema perruno, y me gustaría saber tu opinión acerca de lo que nos han propuesto para este caso extremo, ya que esta conducta puede agrabar su salud e incluso llevarnos un susto de lo más grande, que sería lo que nunca desearíamos como es lógico, y de ahí nuestra preocupación máxima con este tema.

    Nos proponen ponerle un collar de los que vibran(NO el eléctrico). Así que cuando lo saquemos a la calle y valla a coger algo del suelo, le damos esa pequeña vibración para que lo saque de su estado de “aspiradora” y a la vez con nuestra orden del “NO”.
    La verdad que esto suena muy coherente y es completamente nocivo para el perro, pero me gustaría saber por favor tu opinión a este respecto, por tener todas las opiniones posibles y valorarlo.

    Por cierto, hemos probado a decirle no y luego darle un premio, pero nada de nada, porque todo lo que conlleve premio, nada más verlo se pone a diez mil por hora y no atiende a nada.

    Gracias y saludos.

    Miriam Sainz - 12 de abril de 2019 reply

    Hola Gustavo, gracias por tu comentario.

    Me gustaría preguntarte algo… ¿por qué debería soltar tu perro lo que tiene en la boca cuando el collar vibra? Hay perros a los que no les supone un problema esa vibración, así que al no suponerles un problema, no cambiarán su actitud frente al (riquísimo) bocado que tienen delante. Si por el contrario, al notar la vibración tu perro se queda congelado o decide soltarlo porque le asusta, le da miedo o le resulta molesto, ese collar funcionará, pero efectivamente tendrá un efecto negativo para tu perro, y ya sabes si eres seguidor de este blog que nuestra forma de trabajar en Sentido Animal no pasa por basarnos en castigos físicos o psicológicos para el animal.

    Te digo algunas cosas que creo que te pueden funcionar:
    – Tendrías que comenzar a trabajar ejercicios de autocontrol con él y ver qué otras cosas le generan ansiedad, frustración o estrés en su día a día, y qué contacto tiene con ellas.
    – Aumenta a 4 ó 5 tomas al día (teniendo en cuenta su cantidad diaria recomendada). Esto hará que no tenga que sentir hambre mucho tiempo, y que pueda saciarse más (puedes probar con agua en la comida para tener mayor sensación de saciedad), o que alguna de esas tomas sea un plátano, una manzana (sin semillas) o algo de fruta.
    – Vigila qué sí y qué no se puede comer. Por ejemplo: una hoja no hay problema… ves que la coge, y no le dices nada. Haz que sepa que lo has visto. Un cristal… obviamente no es posible, y tendrás que quitárselo. Así verá que no siempre se lo estás quitando (lo que además aumenta la velocidad con que lo ingieren sin control alguno…).
    – Tendrás que trabajar sí o sí la señal de “suelta” (preferiblemente con un/a profesional) para poder pedírsela cuando lo necesites (no siempre, tendrás que “negociar” al principio mucho con tu perro).

    Puedes leer también: http://www.sentidoanimal.es/mi-perro-es-un-ladron-de-comida/

    Y te recomiendo que, si estás cerca, eches un vistazo a nuestras clases grupales, que es algo que trabajamos mucho allí: http://www.sentidoanimal.es/escuela-animal/escuela-de-perros/clases-grupales/

    Gustavo - 12 de abril de 2019 reply

    Hola Miriam,
    Mil gracias por tus concejos que me han gustado bastante. Seguiremos trabajando con estos, a ver que pasa y si tengo mejor suerte.
    Ya me gustaría poder estar en una de vuestras clases, pero estando en Canarias me pilla un poco mal 😉

    Miriam Sainz - 13 de abril de 2019 reply

    Ve contándome qué avances hacéis 🙂

  • María - 13 de abril de 2019 reply

    Holaa
    Tengo una cachorra de unos 5 meses de golden retriever. Se porta muy bien y no suele morder nunca, pero eso cambia cuándo ve o huele comida. Si intentas darle un premio cuándo está practicando obediencia para felicitarle por algo que ha hecho bien, es probable que te muerda por accidente al intentar darle el premio, pero no lo hace fuerte.
    Desde que llego a casa, cada vez que es su hora de comer se vuelve loca al vernos preparar su comida y empieza a ladrar. Cuando se la damos, tarda unos 15 segundos en terminarla. Como tiene 5 meses, le damos de comer 3 veces al dia y tiene un cuenco especial para que coma más despacio. Recientemente le compramos un hueso para masticar para que aprendiera a masticar, pero en unos minutos se acabo la mitad y nos gruñia si nos acercabamos para acariciarle mientras tenia el hueso.
    ¿Hay algo que podamos hacer?

    Miriam Sainz - 21 de abril de 2019 reply

    Buenos días María.

    Tenéis muchas cosas que podéis hacer.

    Lo primero de todo es que seáis constantes. Los cambios no ocurren en 1 día, pero no por ello tenéis que pensar que lo que hacéis no está funcionando. ¡Dadle tiempo a los cambios!

    Hay un truco que suele funcionar muy bien con los perros que muerden por ansia la mano o los dedos cuando estás trabajando con ellos, y es ponerles la comida en algún recipiente o dárselo por ejemplo con una cuchara, de tal forma que al estar duro, irán rebajando la intensidad de la mordida.
    Además, trabajar “si lo coges suavemente te lo doy, si me haces daño no te lo doy”, es una buena técnica. Sin embargo esto no lo debes hacer cuando lo estás combinando con los ejercicios, sino como un ejercicio a parte donde sólo le des la comida. Cuando lo entienda, podrás usarlo conlos ejercicios habituales.

    Prueba a esparcir la comida por el suelo o por un lugar destinado a ello, en vez de dar a tu perra su comida en un cuenco. De esta manera poco a poco aprenderá que la comida lleva su tiempo, incluso para masticarlo, y que no tiene que engullirlo. Aprovecha a estar tú sentada alrededor sin moverte y sin intentar quitársela, simplemente que se acostumbre a tu presencia sin necesidad de proteger su comida. Que sienta que es suya aunque tú estés delante.

    Además puedes hacer juegos metiendo comida dentro para que tenga qe entretenerse en sacarla, por ejemplo: https://www.instagram.com/p/Bv3UYAQoFvu/?utm Éste es un ejemplo muy económico, y es probable que tu perrilla lo tire por los aires, pero tendrá aún así un rato de buscar la comida y discriminarla entre los cartones. Un brick, una botella, una caja…

    Cambiar el morder con ansiedad o proteger la comida, es un trabajo habitual que realizamos con los alumnos caninos en la escuela, y aunque parezca un problema imposible, lo cierto es que puedes ver un cambio bastante rápido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.